• vie. Oct 7th, 2022

Vivir en La Tierra

Nos gustó el planeta y decidimos quedarnos

Llamar al Cannabis por su nombre

Ago 15, 2022
Cannabis 02

Máyla Pharma lleva años investigando las aplicaciones de la planta Cannabis Sátiva para el alivio del dolor.

Silvia Resa López

De la planta de marihuana o cáñamo se aprovecha todo, desde sus semillas hasta sus flores, pasando por su raíces, tallos y hojas. Al uso recreativo y no legal del que derivan adicciones, se impone cada vez más el medicinal, centrado en el alivio del dolor crónico y de algunas afecciones que llegan a inhabilitar al paciente. Hace unas semanas, la subcomisión de Cannabis en el Congreso de los Diputados ha avalado su regulación con fines terapéuticos

El uso medicinal del cannabis y sus propiedades analgésicas, ansiolíticas y neuroprotectoras, entre otras, han sido y continúan siendo núcleo de investigación y de polémica, a pesar de despertar un gran interés comercial, también en el mercado español.

En la Guía Clínica de Cannabis, de la Sociedad Científica de Estudios, se recoge que “el cannabis sigue siendo considerado un producto de potencial benéfico terapéutico, aunque en estos momentos no sea de primera elección”.

“El interés científico y clínico sobre los efectos beneficiosos del consumo del cannabis para la salud ha aumentado significativamente”, recoge el citado estudio; “el uso de productos tradicionales de cannabis y la administración clínica de cannabinoides muestran resultados prometedores en el tratamiento de síntomas asociados a determinadas enfermedades”.

Tal es la opinión del neurobiólogo Adán de Salas, quien considera que “el mecanismo terapéutico de los cannabinoides activa muchos candados celulares, promoviendo otros sistemas de neurotransmisión”.

Ese uso terapéutico implica un abanico muy amplio de efectos contra el dolor, tales como el analgésico, ansiolítico, antidepresivo, vasodilatador, antioxidante, antitumoral, antiinflamatorio y neuroprotector.

Falta información y formación

cannabis 00
Imagen: Máyla Pharma

Hace varias semanas la subcomisión de Cannabis en el Congreso de los Diputados ha avalado el uso de dicha sustancia con motivos terapéuticos.

De momento, la utilización del cannabis está limitada a enfermedades como la esclerosis múltiple, algunas formas de epilepsia, náuseas y vómitos derivados de la quimioterapia, endometriosis, dolor oncológico, el dolor crónico no oncológico y también el neuropático, “pudiendo ampliarse a otras indicaciones terapéuticas cuando los estudios aporten indicios consistentes”, recoge el citado informe de la subcomisión.

En este contexto, la compañía farmacéutica Máyla ha lanzado hace ya más de dos años una gama de productos con cannabidiol, extraído de la Cannabis Sátiva, dirigidos a reducir el dolor crónico por inflamación, de origen neuropático o asociado a alguna enfermedad.

“Conecta con el sistema eléctrico del cuerpo, reduciendo el dolor y la inflamación”, dice Mercé Piqueras, directora de Marketing de la farmacéutica Máyla; “desde que remite la lesión, puede producirse el dolor crónico durante más de tres meses; si es de origen neuropático puede tratarse de un dolor punzante, palpitante, que produce quemazón y, aún siendo inespecífico, puede acompañarse de descargas eléctricas y cefaleas”.

“En Máyla Pharma tenemos dos referencias posicionadas y reconocidas, como son Cannabiben Gel con CBD y su versión en formato oral con Cannabis Sátiva L”, dice Piqueras; “el gel está especialmente indicado para relajar y aliviar aquellas zonas corporales específicamente afectadas por altos niveles de exigencia en el día a día”.

Se refiere la portavoz de la farmacéutica a molestias localizadas y provocadas por lesiones, contracturas crónicas y persistentes incluso en el gimnasio.

Las cápsulas contienen aceite de cannabis, extracto de canela y vitaminas D3, E, B1, B6 y B12 “se trata de un producto apto para personas que padecen diabetes, celiaquía e incluso intolerancia a la lactosa”, dice la portavoz de Máyla Pharma; “actúa contra cefaleas o migrañas, en dolencias frecuentes o crónicas y en casos de cansancio permanente”.

Un tercer producto, quizá el más novedoso, es Cannabiben CBD 15%, un aceite obtenido de la Cannabis Sátiva o cáñamo mediante el prensado de sus semillas. Contiene ácidos grasos esenciales (omega 3 y omega 6) y magnesio, que promueve la relajación muscular. “Responde a una fórmula perfecta para el alivio y confort en las zonas que demanden la recuperación del bienestar de un modo más eficaz e inmediato”.

Cannabis 01
Imagen: Máyla Pharma

“Se trata de un aceite puro, prensado en frío, 100% natural y testado para pieles sensibles”, dice la portavoz de Máyla Pharma; “que produce la percepción de un alivio de larga duración, gracias a una concentración única de cannabidiol; además, puede combinarse con la acción de nuestro gel”.

El Cannabidiol es un compuesto natural y orgánico que actúa sobre el sistema endocannabinoide del organismo”, dice el químico y biólogo Adán de Salas; “conformado por un grupo de receptores endógenos responsables de la conexión y neurotransmisión de los estímulos nerviosos asociados al dolor”.

Esta interacción entre el sistema eléctrico del organismo y el SEC o sistema endocannabinoide convierte a este último en una auténtica diana terapéutica, especialmente en aquellos procesos fisiopatológicos.

Para este experto, la administración del CBD “es muy segura y además favorece el sueño de forma indirecta, por la disminución del dolor y la ansiedad”; no obstante, De Salas admite que el uso del cannabidiol está estigmatizado, sobre todo porque “falta formación e información, particularmente en el colectivo médico, donde, salvo honrosas excepciones, tienen poco o nulo conocimiento de los efectos del CBD en el bienestar de los pacientes”.

Máyla Pharma distribuye su línea Cannabiben exclusivamente a través del canal minorista de farmacias. Cannabiben Gel se presenta en formato de 60 ml y de 200 ml, a precios respectivos de 13 € y 19,95 €.

El formato oral, en pastillas, no contiene CBD, sino aceite de semillas. Su precio es de 17,95 € y a 39,95 € asciende el de Cannabiben en formato aceite, con 15% de cannabidiol.

Imagen de apertura: Kimzy Nanney/ Unsplash

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *