La democracia de lo ecológico

Lorelai

Nada más entrar en el establecimiento llama la atención unas bolsas de papel en cuyo interior se adivina una selección de productos de la tierra. Se trata de la promoción de la semana, que incluye receta gastronómica e ingredientes ecológicos para cuatro personas, al precio de 10 euros.
Es la propuesta de Bio C’ Bon (lo bio es bueno) un nuevo supermercado ecológico que acaba de abrir en Madrid; es también el nombre de la cadena de origen francés que ya dispone de un centenar de tiendas repartidas mayoritariamente en territorio galo, pero también en Italia y ahora ya en España. Por cierto que en suelo madrileño pergeña la inauguración de un segundo súper en un plazo de dos meses.
El primer Bio C’ Bon español tiene una superficie de sala de ventas de 450 metros cuadrados y un surtido de 6.500 referencias todas ecológicas. Dispone de las principales secciones de alimentos frescos (carnicería al corte, charcutería, pollería, frutas y verduras, sección de quesos, de pescados y panadería) bebidas (vinos y cervezas ecológicos) y surtido seco, donde se incluye un área con 120 referencias de granel: arroz, pasta, legumbres, galletas, frutas deshidratadas, dulces, hierbas e infusiones.
Cuenta además con una sección de alimentación e higiene para el bebé, otra de droguería y perfumería y una cabina de productos de cosmética y cuidado personal atendida por un experto naturópata.
El supermercado abre 12 horas de lunes a sábado y hasta las 14 horas los domingos; además existe un servicio de reparto para todos los clientes que residan en el área delimitada por la vía de circunvalación M40 que, cómo no, se sirve de los vehículos más comprometidos con el medio ambiente: bicicletas. “No se trata de un servicio telefónico”, explica Raquel Herzog, directora de Bio C’ Bon para el mercado español; “sino que el cliente acude al establecimiento, realiza su compra y luego puede encargar que se la sirvan en su hogar”.

“En España en materia de productos ecológicos está todo por hacer”, dice Herzog; “pues hoy por hoy representa tan sólo el 1% del total del consumo alimentario, frente a mercados como el francés, alemán o estadounidense, con pesos respectivos del 4%, 7% y 25%”.
Comenta Raquel que por estos lares el potencial es enorme, ya que anualmente se crece a un ritmo de dos dígitos “claro que se da sobre una base de negocio todavía pequeña, pero lo cierto es que España es el principal productor de alimentación ecológica en fresco esto es, aceite, carnes, vinos y frutas, que se exportan”.
“Aunque las compras están centralizadas, nuestro surtido es mayoritariamente español y nuestras perspectivas se centran en seguir creciendo y consolidándonos en este mercado, pues la situación de Francia en 2008, fecha en la que comenzó la actividad de Bio C’ Bon era similar a la que presenta España actualmente”, dice la portavoz de la cadena gala.

Si se han establecido en pleno barrio de Salamanca es con plena conciencia de sus posibilidades: “es una barrera psicológica, pues en esta área hay sobre todo familias con hijos menores de 12 años, principal perfil del consumidor de productos bio”.
Dice Raquel que el precio de la mayoría de los productos del súper es similar al del mercado: “precisamente el leivmotiv de la cadena consiste en hacer accesible el consumo de estos productos biológicos mediante el establecimiento de precios competitivos”.
Así que, dicho y hecho: “la idea es democratizar el producto ecológico, para que no sea sólo de minorías, además de permitirnos a todos recuperar los sabores de siempre”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*