Asian woman drinking coffee with friend free image

Diez puntos para un desayuno perfecto

Con motivo del Día Mundial de la Nutrición, el próximo 28 de mayo, Quaker, firma especializada en un producto como la avena, ha preparado el decálogo del buen desayuno. Diez puntos clave para conseguir un desayuno saludable.

  1. ¿De qué debe estar compuesto?

La eterna pregunta: ¿qué debemos incluir en nuestro desayuno? Los expertos de Quaker lo tienen claro. El desayuno debe contener hidratos de carbono – preferiblemente de lenta absorción como los que aportan los cereales integrales; – proteínas – como las que aportan los frutos secos, los huevos, las carnes magras (pollo o pavo), el queso fresco o sus símiles vegetales; fibra (normalmente de las frutas o de los cereales integrales); y vitaminas y minerales, – como los que están presentes en leche, leches vegetales, cereales integrales y sobre todo en fruta y verdura frutos secos, avena en copos o granola, entre otros.

  1. ¿Debemos tomarnos nuestro tiempo para desayunar?

La opinión de los expertos es que sí. En general para cualquier comida es importante tener tiempo y no engullir los alimentos para contribuir a una buena digestión, pero en el caso del desayuno, levantarse con tiempo para preparar un buen desayuno y disfrutarlo tranquilamente es una de las mejores maneras de empezar el día con energía.

  1. Tenemos claro que el desayuno debe aportarnos energía, pero, ¿cuánta?

Según los expertos en el desayuno se debería ingerir entre el 20 y el 25% de la energía del día. Es decir, para un adulto con unas necesidades diarias medias de 2.000 kcal, esto supondría unas 400-500 calorías, aunque dependerá mucho del tipo de persona y de su actividad diaria.

  1. ¿En casa o en el trabajo?

Tradicionalmente siempre se recomienda desayunar en casa porque tenemos más tiempo y un mayor acceso a diferentes alimentos y condimentos, además de que no es recomendable salir de casa tras tantas horas sin ingerir ningún alimento, sobre todo, si nuestro trayecto hasta el trabajo es largo. No obstante, hay personas que se levantan sin hambre o que prefieren dormir un poco más y desayunar bien en la oficina. Al final, lo importante es tomar un desayuno completo lo más pronto posible.

  1. Ser previsor ayuda a desayunar bien

Una opción que está cada vez más de moda es preparar el desayuno la noche antes para evitar salir de casa sin nada en el estómago por falta de tiempo. En esta línea, desde Quaker proponen aprovechar la versatilidad de la avena en la cocina para preparase el desayuno la noche antes, ya sea elaborando un porridge o un overnight con yogur y guardándolo en la nevera u horneando un bizcocho, por ejemplo.

  1. ¿Es realmente la comida más importante del día?

No hay una evidencia clara sobre esta afirmación, pero lo que sí apuntan los expertos es que un desayuno completo ayuda a controlar la ingesta de comida durante el día. Asimismo, el desayuno es un momento muy bueno para ingerir fibra pues muchos de los alimentos que tomamos (cereales integrales como la avena, fruta, etc.) la llevan y, tal como apuntan los expertos de Quaker, que el desayuno sea rico en esta sustancia ayuda a que el sistema digestivo y el organismo funcionen correctamente.

  1. ¿Cantidad o calidad?

Siempre calidad. Un buen desayuno ayuda a evitar que lleguemos con demasiada hambre a la siguiente comida o que estemos picando entre horas, pero no por ello debemos comer sin freno. Es mejor seleccionar alimentos ricos en hidratos de carbono de absorción lenta, por ejemplo, cereales integrales como la avena, pan hecho con harinas integrales, etc., pues ayudan a mantener la sensación de saciedad durante más tiempo, en lugar de priorizar una mayor cantidad de comida de poca calidad, ya que nos ésta nos aporta energía al instante, pero con la que volveremos a tener hambre a las pocas horas.

  1. Aprovecha para desayunar acompañado

Aunque tradicionalmente las comidas eran un momento familiar, con el ritmo de vida que llevamos actualmente cada vez hay menos momentos que podemos compartir con nuestros seres queridos, ya sea nuestra pareja, hijos o amigos. Por ello, una buena forma de pasar tiempo con los nuestros a la vez que cuidamos nuestra salud es desayunar acompañado: ayuda a mejorar el perfil nutricional, comemos más despacio y, con ello, favorecemos a la digestión, además de consolidar vínculos afectivos con la persona con la que compartimos mesa, entre otros.

  1. ¡Desata tu creatividad desde primera hora de la mañana!

Un factor importante a la hora de desayunar – y que muchas veces no tenemos en cuenta – es la apariencia del plato. A todos nos encantan las fotos Foodies de las redes sociales y, aunque no hace falta ser todo un profesional, dedicarle unos minutos extra al desayuno para que éste sea visualmente apetecible además de saludable nos ayudará a tomarlo con más ganas.

  1. La falta de tiempo no es excusa

Para los que se aferren a la falta de tiempo por las mañanas y la vagancia de las noches, Quaker nos propone preparar un batido con avena para empezar el día con energía y con la garantía de ayudar al cuidado de nuestra salud, pues un bol de avena de 40g al día contiene un 47% del beta-glucano necesario para reducir nuestro nivel de colesterol.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*