Imagen: Joanna Kosinska/ Unsplash.com

Chocolate terapéutico

Pacari pone nombre a un producto sostenible cuyo consumo genérico se ha incrementado en casi el 80%.

Silvia Resa López

El mejor chocolate del mundo. Ahí queda. Tal es la opinión de su máximo responsable, Santiago Peralta, a quien no le duelen prendas a la hora de explicar y dar a conocer que tanto el origen, la planta, la selección manual, el secado, tueste y elaboración de Pacari, en un proceso productivo que tiene en cuenta a los trabajadores, es sostenible al 100%; lo que a su juicio le hace merecedor de ser considerado como un producto que supera el rango premium en materia de cacao, máxime en tiempos de cuarentena.

En estas latitudes no hacemos la distinción entre chocolate y cacao; de hecho y al igual que nos ocurre con otras bebidas como el café, nuestra cultura es más bien escasa y nuestros paladares están algo acorchados, debido al consumo de chocolates que al parecer no son tales. Son franceses e italianos los auténticos gourmets del chocolate ya que en España, hasta ahora “no hemos tenido acceso a un buen producto”, dice Santiago Peralta, CEO de Pacari; “queremos generar una cultura del chocolate para entender el origen de este alimento, por eso lo hacemos del árbol a la barra, lo que nos permite conseguir un producto de alta calidad en Ecuador, país que cuenta con el 70% de los árboles de cacao del mundo”.

No obstante, en momentos de confinamiento, resulta que es el chocolate uno de los alimentos más consumidos en lo que los expertos han clasificado como “categorías de indulgencia”, esto es, caprichos que nos damos en el hogar para equilibrar nuestro estado emocional. Y ya que hablamos de emociones, dicen los expertos que, en situaciones de estrés como la que estamos viviendo actualmente, el consumo de chocolate “tiene un efecto terapéutico, debido a que amortigua la sensación de ansiedad y genera endorfinas, que a su vez mejoran nuestro estado de ánimo”.

Siendo indulgentes

Un estudio de la empresa Gelt indica que el consumo de chocolate ha aumentado en estas fechas casi el 80%, situándose sólo por detrás del incremento en el consumo de aceitunas y patatas fritas. Se trata de las denominadas por los expertos como “categorías de indulgencia” antes mencionadas, que obedecen a un nuevo nicho de consumo: entre horas; “tras varias semanas de confinamiento, se aprecia el repunte en el consumo de alimentos y bebidas más frescos”, dice Carlos Cotos, director de Servicios al Cliente de Kantar para España y Portugal en su informe “Cambios en el consumo durante el Confinamiento”; “la sensación es que sobre el stock de compra realizado durante las primeras semanas los consumidores montan ahora sus menús”.

Imagen: Jordan Mathieu/ Unsplash.com

Este acto de consumo de “picoteo” incrementa los caprichos que nos damos en casa a partir de referencias de repostería como harinas, azúcar o nata montada, para elaborar bizcochos y pasteles. Pero también, según la citada empresa de investigación de mercados, los chocolates, multipacks de helados y dulces. Hay más, tal y como apunta Carlos Cotos: “esta dieta a lo Bridget Jones se traduce en que algunas categorías adquieren un nuevo peso en la cesta de la compra, como es el caso del film transparente, papel de aluminio, bolsas de basura o estropajos, referencias que complementan los nuevos hábitos del consumidor español”. De hecho y según esta misma fuente, tres de cada diez dedican tiempo a la cocina durante la cuarentena.

“Es de vital importancia comer chocolate de alta calidad, con un alto porcentaje de cacao y bajo en azúcares para mantener un buen estado de salud”, dice Peralta; “los beneficios del chocolate son aún mayores cuando el cacao es orgánico y su concentración es alta; en este sentido, el chocolate Pacari es el único que está elaborado con granos de cacao orgánico que provienen del cultivo biodinámico”.

Superchocolate

Pacari significa amanecer; se trata de un chocolate orgánico, caracterizado por un proceso de producción sostenible tanto del cacao como de sus otros ingredientes como frutas, hierbas aromáticas, flores y especies, también cultivadas en fincas certificadas para cultivos orgánicos y biodinámicos. Su modelo de negocio denominado “del árbol a la barra” establece una relación directa con cerca de 4.000 pequeños agricultores, que reciben un precio justo. La enseña está presente en más de cuarenta mercados internacionales y ha recibido más de 300 premios a la calidad entre los que destacan aquellos obtenidos en las tres categorías durante la última década de los International Chocolate Awards, premios de referencia en el sector chocolatero.

Productos Pacari.

“El mínimo procesamiento del chocolate crudo en nuestras fábricas ayuda a preservar los flavonoides del cacao, compuestos conocidos por mejorar la función cardiovascular, entre otros muchos beneficios para la salud”, dice Santiago Peralta; “el cultivo ecológico y biodinámico favorece a los consumidores, pero también a los agricultores del cacao ya que, al no usar pesticidas ni productos químicos, el chocolate resultante tiene un sabor más puro y es mucho más sano tanto para el consumidor como para el agricultor, quien evita la exposición a productos químicos”.

“Nuestra marca tiene mayor cantidad de beneficios para la salud que los que contienen otros chocolates que provienen de granjas de cultivo masivo”, insiste el CEO de Pacari; “ya que la agricultura biodinámica se basa en crear un sistema de cultivo auto regenerativo, libre de químicos, pesticidas, herbicidas o fertilizantes no naturales”.

La nueva cesta

El comportamiento del consumidor ha variado durante las distintas semanas de confinamiento, de forma que en estos momentos se produce un menor índice de los actos de compra, pero con tickets de mayor valor. Según Carlos Cotos, de Kantar Worldpanel, “consumimos más porque hemos comprado más y seguimos haciéndolo, por lo tanto, se produce un crecimiento continuo de la compra, especialmente en el canal alimentación, para cubrir el aumento del 22% en nuevos momentos de consumo los cuales, a su vez, se apalancan en los fines de semana”. Más ocasiones de consumo entre horas y en fines de semana nos llevan a las compras de placer, por lo que nuestras cestas se llenan de referencias de repostería, snacks salados, bebidas alcohólicas y chocolates.

Considera este experto que el crecimiento del canal online “no ha sido tan grande y sí en cambio dispar según operadores y, en cualquier caso, se ha visto superado por la demanda”.  En cuanto a los actos de compra en establecimiento físico, existe la tendencia de la hiperproximidad, es decir, acudir a las tiendas más cercanas, como es el caso de las cadenas Dia, Eroski y las de supermercados regionales, cuya estructura se basa en la capilaridad.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*