• febrero 25, 2024 1:11 am

Vivir en La Tierra

Nos gustó el planeta y decidimos quedarnos

Negociar con el miedo

Abr 10, 2023
miedoImagen: Ayo Ogunseinde/ Unsplash

La gama Rescue es líder en terapias de bienestar emocional en mercados como el de Reino Unido.

Por Silvia Resa López / Imagen de apertura: Ayo Ogunseinde/ Unsplash

¿A qué tenemos más miedo? Los espacios cerrados, también los abiertos y conducir parece que son el centro de los desvelos para una parte nada desdeñable de la población. Lo dice un informe realizado por Nelsons que, a través de su marca Rescue, es una de las empresas líderes en el segmento de terapias naturales, a través de su patente de oro: las Flores de Bach

Hace ya casi un siglo que Edward Bach, médico cirujano y homeópata, llegó a la conclusión de que existía una relación estrecha entre la salud mental, la emocional y la física.

Entre los años 1926 y 1934 desarrolló la denominada terapia Floral, basada en cerca de 40 esencias destinadas a combatir los síntomas del malestar emocional.

Soledad, sensibilidad, preocupación excesiva, desmotivación, tristeza, incertidumbre y miedo son los siete estados emocionales identificados por el propio Bach, que ideó unas mezclas florales para tratarlos de forma alternativa.

Hoy la enseña Rescue, de la empresa británica Nelsons, es la única que integra los principios de esta terapia natural a partir de Florales de Bach.

Cinco de esas 38 esencias florales se concentran en la gama Bach Rescue, que se comercializa en spray, gotas, pastillas, perlas y crema hidratante, además de las referencias Plus, con vitaminas B6 y B12.

“El miedo es una emoción natural y necesaria para adaptarnos a las amenazas de nuestro entorno”, dice Patricia Ramírez (@patri_psicologa), que ha participado en la presentación de los productos de Rescue, celebrada recientemente en Madrid.

Miedo 1
Imagen: Toni Oprea/ Unsplash

“Sin embargo, cuando esta reacción se genera sobre situaciones irreales o imaginarias, puede limitar y obstaculizar la consecución de nuestros objetivos”.

Identifica, observa y pregúntate

Las esencias Aspen, Cherry Plum, Mimulus, Red Chestnut y Rock Rose aportan, respectivamente y según la terapia desarrollada por Bach, seguridad, control, confianza, optimismo y valor.

“Aunque no son abundantes, los peligros reales existen”, dice la coach Ceci Veiga (@thewellnessplan); “aunque lo cierto es que los miedos se activan con mucha más frecuencia frente a cosas que nosotros mismos imaginamos; a esto último lo llamamos ansiedad”.

“Son monstruos con voces que pueden ser susurros, conversaciones enteras o incluso gritos”, dice Veiga; “y siempre se alimentan de nuestra atención”.

Para esta experta, el juego al que juegan los miedos parte de que se inventan algo terrorífico que nos cuentan; “si los crees, pierdes; si te escapas, pierdes; si luchas, pierdes”; “aunque si los escuchas, los notas y los desestimas, el que gana eres tú”.

“Aprende a ganar el juego”, dice la coach Ceci Veiga; “para ello necesitas conocerlos, al igual que sus reglas y cómo juegan”; “es una estrategia mental, como el ajedrez, que se gana con paciencia, táctica y disciplina”.

La psicóloga Patricia Ramírez propone “surfear las emociones”, ya que son “estados con los que aprender a convivir”; “¿de qué te fías, de tu yo pensante o de tu yo que percibe?”

Dice esta otra experta que cuando no se confronta el miedo, sino que se evita, “uno se calma, aunque también se pierde mucho”.

Ramírez anima a confrontar las situaciones de temor: “identifica la emoción, obsérvala y pregúntate qué harías ahora en tu vida si tus miedos ya no fueran tales”.

La profecía autocumplida

“Los miedos pueden venir de muy distintas fuentes”, dice Patricia Ramírez; “no obstante, es mejor no tenerlos en el presente, dado que condicionan nuestra vida, por lo que es preciso vencerlos”.

Existen algunos factores que, sin quererlo conscientemente, aumentan el grado de nuestros temores.

La interpretación catastrófica, por ejemplo, nos limita; “hay más miedos en nuestro interior que fuera”; “si tu sistema operativo no suma, cámbialo, entrénalo”. La psicóloga Patricia Ramírez sugiere escribir en un folio una relación de posibles alternativas a la situación de miedo.

Miedo 2
Imagen: Soragrit Wongsa/ Unsplash.

Existe también el riesgo de la anticipación; “si te pones en lo peor, es posible que sea así, o no”, dice esta experta; “en cualquier caso, como no depende de ti, lo único que hace es desgastarte, pues la emoción no te soluciona”.

En definitiva, ese proceso de anticipación lleva a la profecía autocumplida; Ramírez recomienda entrenar la atención, “prepárate para algo real, aprende a prestar atención a lo que suma”; “planifica, hablándolo con amigos y colegas, visualiza una situación en la que te sientes seguro y lleva un diario en el que expreses tus pensamientos y emociones”.

La escritura como terapia permite tomar conciencia de aquello que nos haya salido bien; “esas fortalezas ayudarán a vencer los miedos”, dice Patricia Ramírez, que plantea tener en cuenta “el propio peligro de la situación”, ya que “hay que distinguir entre ser valiente y temerario”.

Resulta que la emoción de miedo nos protege, “la respuesta de miedo nos previene, por lo que es preciso diferenciar si se trata o no de un peligro real, para lo que nos podemos preguntar si pone en riesgo la propia salud o la de los nuestros”.

Un último factor es lo que se conoce como miedo al miedo, que desata la hipervigilancia; en este caso, la psicóloga Patricia Ramírez propone “evitar la sobrevaloración de las propias sensaciones”. “No te darás cuenta de lo debiluchos que son los miedos hasta que no los confrontes”, dice Ramírez; “cuando pierdes el miedo, vuelves”.

Por VELT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *