• julio 25, 2024 3:10 pm

Vivir en La Tierra

Nos gustó el planeta y decidimos quedarnos

Un cóctel de cine veraniego

Jul 13, 2023
Campari Cibeles de Cine

En su octava edición, Cibeles de Cine proyectará más de setenta películas hasta mediados de septiembre.

Silvia Resa López

Habían pasado varios días desde la entrada del verano y la Galería de Cristal de Centro inició su ciclo de cine estival en Madrid. Once semanas para una cartelera con más de setenta películas que reúne a grandes clásicos, filmes de culto, títulos de cine independiente y otros de autor, todos ellos en versión original. La colaboración de Campari y la exposición homenaje al estudio Warner Bross integran un auténtico cóctel de cine que durará hasta mediados de septiembre.

La entrada no ha podido ser más glamurosa: Cibeles de Cine se ha estrenado con “Casablanca”, película dirigida por Michael Curtiz y protagonizada por Humphrey Bogart e Ingrid Bergman hace más de ochenta años.

Aunque hay más, muchas más: “Con la muerte en los talones”, “Cantando bajo la lluvia”, “Blade Runner”, “Bitelchús” y “El exorcista” son algunas de las esenciales de Warner Bros.

La programación incluye títulos de temporada, como “Oppenheimer”, “Los Fabelman”, “Asteroid City”, “Babylon” o “Indiana Jones y el dial del destino”, otros nacionales: “As Bestas”, “20.000 especies de abejas” o “Modelo 77” y películas independientes y de autor: “Living”, “El triángulo de la tristeza” o “La Ballena”.

La película perfecta

“Casablanca es el icono de la perfección clásica del cine”, dice Alejandro García Calvo, de SensaCine, a cargo de la presentación de la película que ha inaugurado el festival.

“Rodada en 1942, un año después de otro de los símbolos cinematográficos, Ciudadano Kane, se ha hablado mucho acerca de cuál de las dos representa el paradigma del cine clásico”, dice García Calvo; “era la época del cine de autor, género al que no pertenece Casablanca, aunque tiene uno de los mejores guiones de todos los tiempos”.

Para este periodista cinematográfico, que lucía una americana blanca, haciendo un guiño al personaje de Rick Blaine (Bogart) en “Casablanca”, ésta representa un modelo único, “es una de las películas más perfectas de la historia del cine”.

Para hacer coro a tanta excelencia, tras la proyección del film ha tenido lugar la primera Campari Cinema Afterparty, con música en directo y un cóctel muy especial para la ocasión: el Negroni de Cine.

La colaboración de Grupo Campari, uno de los líderes mundiales en el sector de bebidas espirituosas, junto a mk2 (compañía de origen francés que en España gestiona 11 salas de cine) va a continuar durante todo el festival, mediante la organización de afterparties y experiencias relacionadas con el mundo cinematográfico.

Cibeles de Cine 1
Vacaciones en Roma será una de las películas que se proyecten en el festival.

No en vano, Campari tiene un récord amplio de acciones como colaborador en festivales internacionales de cine: Cannes, Berlinale, Venecia, Locarno, Merbourne o Nueva York.

Las entradas para Cibeles de Cine oscilan entre los 21,50 euros de la Premium Campari (butaca en platea premium con cena italiana, Campari Spritz y palomitas rojas) y los 11,50 euros de la Campari (entrada a Cibeles de Cine y Campari Spritz).

La entrada Red Campari, 16,50 euros, incluye el pase de película, cena italiana y Campari Spritz.

De la mano de Campari

El Negroni como receta icónica para acompañar la proyección de “Casablanca” incluía dátiles y cítricos, para conectar con el ambiente de la urbe marroquí.

Como cóctel, el primer Negroni se degustó en Florencia, 104 años atrás. Cuenta la leyenda que el conde Camilo Negroni pidió a Fosco Scarselli, el bar tender de la época en Café Casoni, que reforzara su bebida favorita, el cóctel Americano.

Este mix incluía Campari, vermut rojo y agua con gas o soda. Negroni le pidió que, en lugar de agua, le echara un chorrito de ginebra. Scarselli hizo algo más, cambiando la corteza de limón por una rodaja de naranja como decoración del cóctel. Et, voilá!, había nacido el Negroni, que hoy es uno de los cócteles más consumidos en el mundo.

Aunque el secreto mejor guardado es el de la fórmula de Campari, empresa fundada en la ciudad italiana de Milán en 1860 por Gaspare Campari. Su hijo Davide mejoró una receta de infusión de hierbas, plantas aromáticas y frutas en alcohol con agua.

El grupo tiene actualmente una cartera de 50 marcas premium y super premium, entre las que se incluyen Aperol, Appleton Estate, Campari, Wild Turkey y Grand Marnier, que comercializa en 190 países.

Dispone de 22 fábricas en todo el mundo, redes propias de distribución en más de veinte países y da empleo a 4.000 personas.

Imagen de apertura cedida por Campari

Por VELT

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *