La casa por la ventana

Los españoles gastaremos una media de 700 euros en reformas del hogar en 2019.

Silvia Resa López

Cocina, baño, salón-comedor y dormitorios son, por ese orden, las dependencias que mayor gasto requieren a la hora de reformar la casa, de modo que en un hogar de 90 metros cuadrados el abanico de precios irá desde los más de 5.700 euros destinados a la cocina, hasta los 1.600 de cada dormitorio, pasando por los 5.400 del baño o los 3.500 para el salón-comedor; en total, dejar nuestro hogar como nuevo, por dentro y por fuera, viene a suponer, mano de obra y materiales incluidos, un monto total de 26.000 euros.

Son datos de la Asociación de Distribuidores de Cerámica y Materiales de Construcción (Andimac), a partir del informe de la consultora Arthursen, que calcula que este año se llevarán a cabo 37.600 reformas más, con un gasto medio de 700 euros, lo que a su vez se traducirá en un volumen de negocio de 18.000 millones de euros para el sector. “Este año los españoles gastarán más y se reformarán más viviendas”, dice Sebastián Molinero, director de Andimac; “pero la Administración debe ponerse manos a la obra para contribuir al despegue definitivo de un sector dirigido a la sostenibilidad y a la recuperación de la economía, pues por cada dos puestos de trabajo en obra nueva se generan otros tres en reformas”.

Entre las estancias objeto de reforma destaca, según Molinero, el baño “porque en una vivienda de segunda mano es a lo que más cariño se le pone; le siguen las cocinas y luego las ventanas, en primer lugar, las que dan a calle”.

En baños, la empresa suiza Geberit, uno de los líderes mundiales en porcelana sanitaria, ha sumado la tecnología para crear el concepto de “baño Smart” o inteligente, como dice David Mayolas, director de Geberit Iberia: “pensemos en otras áreas de la casa como, por ejemplo, la cocina; aquí el concepto Smart está totalmente interiorizado y se tiende hacia una estancia más tecnológica, donde cada pieza hace más fácil la vida del usuario; nosotros aplicamos este concepto al baño”.

Baño Geberit.

El resultado es un habitáculo en el que el inodoro se eleva del suelo, el bidé no sólo no desaparece, sino que se integra en el inodoro, duchas invisibles y mobiliario que personifica y facilita el orden “en Geberit hacemos posible que el baño se convierta en una experiencia en sí misma”, dice Mayolas; “con elementos como el módulo que atrapa los malos olores desde su origen, para garantizar un ambiente más fresco”.

“La zona de baño integra la ducha en el pavimento y la equipa con sistemas empotrados que permiten eliminar el agua por la pared”, dice el gerente de Geberit Iberia; “el mobiliario también se transforma, pues los materiales incorporan fibra de vidrio, volviéndose muy resistentes al paso del tiempo, a pesar de su exposición constante a la humedad”.

Los que más reforman

“La generación denominada Baby Bomeers son los que más reforman, al surgir nuevos modelos de familia con la marcha de los hijos; la generación X, que agrupa a los nacidos a partir de 1964, se caracterizan por realizar reformas en sus nuevas casas de segunda mano, mientras que los jóvenes Millenials se inclinan por los arreglos low cost, lo que se conoce como lavado de cara: pintar las paredes y poco más”, dice Molinero.

La patronal de las reformas creó el concepto ‘Cuida tu casa’; “surgió ante la necesidad de transformar la industria de la construcción, a la que la crisis por abusos financieros sumada al envejecimiento de la población transformó en otra sin estructura y caracterizada por los malos acabados”, dice el director de Andimac; “otros aspectos tienen que ver con el día a día de las personas y existe además un condicionante cultural debido al clima, como es el menor tiempo de estancia en el hogar, así como una percepción de valor menor del mismo, al menos hasta ahora; sin embargo, los nuevos modelos de trabajo implican que con la reforma se persigue mucho más que sólo un efecto estético”.

Estética y confort

En España y según datos de la consultora Arthursen, los factores que impulsan la reforma son, en el 30% de los casos, la mejora estética, para el 25% pesa mucho el hecho de ganar confort, las obras de mantenimiento explican el 23% de las reformas, mientras que la creación de nuevos espacios es la motivación del 15%. Un dato más: los aspectos de sostenibilidad ya pesan el 4% entre los factores que impulsan las reformas de los hogares en el mercado español. Precisamente desde Andimac se ha promovido la figura del asesor técnico, cuya función consiste en analizar la calidad de vida de las personas en su hogar y qué es lo que podrían mejorar.

Ya son 300 las personas certificadas como asesores en el punto de venta, pues según dice su director “los arquitectos saben mucho de los aspectos técnicos, pero en ocasiones no tanto de los materiales, algunos de los cuales aportan mucho valor, incrementan el confort y sin embargo no suponen un mayor coste”. Estos profesionales asesoran de forma gratuita en el establecimiento de venta de materiales; es el caso de Fernando Muñoz, profesional con una dilatada experiencia en el sector de la construcción, quien es además director Comercial de Grupo Veralia: “el aspecto económico, por ahorro energético, es quizá el principal a la hora de solicitar nuestros servicios; esto unido a la sostenibilidad y a la preocupación estética: aquí entran en juego los diseñadores y nuestra compañía cuenta con arquitectos y decoradores”.

“La dinámica es simple; se parte de lo que el cliente tiene, lo que puede hacer y lo que puede ocurrir si no lo hace”, dice Muñoz, que desarrolla la función de asesor técnico desde hace año y medio; “en el punto de venta nuestra función consiste en asesorar a los clientes de forma objetiva e imparcial; cuando tienen dudas les ofrecemos orientación valiéndonos de un test estudio para conocer cuál es la orientación de su hogar o cómo son las ventanas y posteriormente les informamos de las necesidades que tienen”; “si por ejemplo levantan el suelo, les recomendamos que aprovechen para arreglar las tuberías por un poco más”.

El abanico de precios abarca desde los 1.500 euros por la instalación de un plato de ducha hasta los 30.000 euros en el caso de una reforma total, aunque dependiendo de la ubicación las necesidades pueden ser distintas, tal y como explica Fernando Muñoz: “dependiendo de si la casa se encuentra en una zona montañosa, en áreas de playa o en el interior, sumado también a cómo esté orientada, las necesidades de aislamiento no serán las mismas”; “a los clientes finales no les cobramos por este servicio y si nos preguntan quién se lo puede hacer, también se lo ofrecemos, aunque tenemos lista de espera”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*