Feng Shui KumKum

Cómo armonizar espacios

La experta Noelia Rubio, de KumKum Feng Shui, nos propone conectar con nuestro hogar.

Silvia Resa López

Imágenes: Unsplash.com

Vivimos momentos distintos en los que casi todo a nuestro alrededor se ha transformado, o lo está haciendo; según diversos expertos, una de las formas de gestionar esta evolución pasa por cambiar algo en nosotros mismos, modificar determinados aspectos de nuestras vidas; y qué mejor que la casa convertida en hogar, en la proyección de quiénes somos y de cómo vivimos. El Feng Shui nos proporciona la técnica para crear esa armonía.

“Son tiempos complicados, en los que hemos de tener cuidado con lo que nos impregne, sin dejarnos llevar por la vorágine de los acontecimientos”, dice Noelia Rubio, socia y fundadora de la empresa KumKum Feng Shui, especializada en la mejora de los espacios que vivimos; “lo que ha provocado el confinamiento es que quienes habitualmente no estaban en casa hayan tomado conciencia de que, o la vivienda no les sirve, o todo lo contrario”.

Y es que, para esta experta en armonía del espacio, existe una relación directa entre nosotros y las áreas que habitamos: “como esté tu casa, así estarás tú y aunque a veces el espacio te frena y es una lucha, mediante el Feng Shui se obtienen cambios espectaculares”.

Espacios y emociones

“A casi todos nos ha pasado que al entrar en un sitio hemos sentido bienestar, o lo contrario; pues bien, el Feng Shui da las claves de lo que hay detrás”, dice Noelia Rubio; “no se trata de creer, sino de percibir, ya que en Occidente nos hemos desconectado de esta armonización de espacios que siempre ha existido”.

Es al parecer esa alegría, ese bienestar que sentimos lo que consigue retroalimentarnos: “hay personas que vibran muy alto y lo contrario, a una frecuencia baja, lo cual ha de tenerse en cuenta en el momento de escoger los colores del dormitorio, pues cada cual requerirá uno diferente según las necesidades para que su energía vital se equilibre”.

El primer paso, dice esta consultora, es determinar “qué espacio tengo y cuáles son mis prioridades, pues no son las mismas necesidades dependiendo del tipo de familia, de los metros disponibles y de la edad”; “si bien siempre hay espacio de mejora, desde una casa de 45 metros cuadrados a una vivienda de tres plantas”.

Para ello, “todo tiene que acompañar, que sea el momento en el que todo está a nuestro alcance, en el que tomemos la decisión de empezar a cuidarnos”; dice Rubio, quien cree en la posibilidad de que en ocasiones exista algún problema “con la velocidad a la que vivimos, por lo que, si bien la toma de consciencia es un ejercicio valiente, el camino de cada uno es legítimo; es la decisión de cada persona que lo integre en su vida, o no”.

Por dónde empezar

De acuerdo, ya hemos tomado la decisión de mejorar desde esta disciplina; ¿por dónde empezamos? Como profesional del bienestar, Noelia Rubio nos da algunos “tips” o propuestas:

  • Reflejo de quiénes somos. Tu casa eres tú, es el reflejo de la persona que eres hoy, en este momento.
  • Cuidado mutuo. Es importante que vivas en una casa que te guste, a partir del mantra: cuido mi casa y mi casa cuidará de mí.
  • Energía vital. El Chi es muy sutil, pero se ve más claro cuando se lleva al extremo, por ejemplo, mediante el color. Los colores son fórmulas energéticas, vibraciones. Noelia propone que nos imaginemos a nosotros mismos en un cuarto pintado de un color determinado, para simular cómo nos sentiríamos.
  • Imitar a la naturaleza. Igual que, según las estaciones, árboles y plantas se desprenden de las hojas, para dar paso a la hibernación y permitir posteriormente el nacimiento de nuevos brotes, en nuestro hogar podemos aplicar tales principios de la naturaleza. Por ejemplo, cambiando las fundas de los cojines, la mantelería o las sábanas para que nuestro hogar, igual que la naturaleza, refleje esos cambios de color.
  • El espacio crea la función. Si he empezado a teletrabajar desde casa, necesitaré un lugar destinado a ello; en ella “es importante tener una luz adecuada, una zona de almacenaje, e incluso un fondo o background estético para nuestras reuniones virtuales”.
  • La base. Orden, limpieza y seguridad son elementos clave en la armonización de los espacios. “Ha de estar solucionado de forma previa”, dice Rubio, al referirse a un proceso de armonización del hogar, donde insiste que es fundamental la ventilación.

Habitación por habitación

Del mismo modo, nos propone algunos consejos para nuestra vivienda:

  • Dormitorio principal. Esta experta aconseja que “no sea excesivamente grande, pues la energía del descanso es el yin, que nos invita a la calma y el descanso”, del mismo modo propone eliminar los espejos de dicha estancia, “pues activan la energía yang, relativa a la acción”.  

Colocar un cabecero que ha de ser de madera, no de metal; emplear tonos suaves, desinstalar la televisión, “que mata la comunicación” y evitar todo lo que nos vincule con responsabilidades familiares o laborales completan el elenco de recomendaciones.

  • Habitaciones infantiles: En horas de estudio y juego ha de ser yang, pero a la hora de dormir ha de ser lo contrario; “si el niño tiene veinticinco pares de ojos de muñecos que lo miran cuando está acostado, es imposible que se duerma bien”, dice Noelia Rubio. La cama debe estar presidida por un cabecero de madera y situada en el “área de poder”, es decir, nunca de espaldas a la puerta.
  • Habitaciones de adolescentes. Dada su edad y su etapa de “revolución hormonal”, Rubio recomienda: “colores suaves pero cálidos, y eliminar peluches, juguetes, cuadros o decoración infantil, que los podría estar anclando en el pasado”.
  • Salón. Que sea una estancia iluminada, a ser posible, por luz natural. Las plantas y las flores activan la energía vital y nos conectan con la naturaleza. Noelia Rubio añade otro de los tips para la armonía, como es mantener el buen olor en el hogar, “ya que todo crea un conjunto que nos beneficia”.
  • Despacho. El cuarto de trabajo ha de ser un área ordenada y limpia; en el caso de no disponer de una habitación a tal efecto, Rubio nos propone separar los espacios visualmente. Y si el despacho está en la habitación, es importante que no se vea desde la cama. Se puede colocar “un biombo o bien un mueble auxiliar que pueda camuflarse al terminar la jornada y así no recordarnos la responsabilidad en el momento del descanso.
  • Área de estudio. Se trate de una estancia independiente o compartida, requiere que el puesto no “castigue” al estudiante de cara a la pared; “contra la pared parte de la energía se agota rápidamente”. Tampoco conviene situar a la persona de espaldas a la puerta y de cara a la ventana. ¿La solución?, “ponerse hacia un lado, sin quedar en medio del flujo de energía y, si no, instalar una cortina o estor, para atenuarlo”.
  • En todas las estancias. Noelia Rubio recomienda evitar los ladrones de energía, tales como humedades en la pared, un grifo que pierde agua, una bombilla fundida o los recibos acumulados que no revisamos desde hace tiempo, pues todo ello “nos quita energía”.

En consulta

Cuando digo que tu casa es tu refugio, también me refiero a que no pasa nada si no es así, no hace falta que te mudes”, dice Noelia Rubio, fundadora de la empresa consultora KumKum Feng Shui, quien aclara que tal proceso “es importante hacerlo de la mano de un profesional, pues habitualmente nos cuesta tomar consciencia de algo que tenemos integrado”.

Como consultora, conoce además la idoneidad de vincular lo que ocurre dentro y fuera de una casa; “no es que tengamos superpoderes, es que hemos estudiado las técnicas aplicables a ello”.

¿Cómo opera un consultor de Feng Shui? Estos profesionales realizan un análisis profundo de la energía del hogar, identificando puntos fuertes para potenciarlos y débiles para compensarlos; “lo primero es observar el contorno perimetral de la vivienda, mejor cuanto más regular sea, pues cada forma marca un patrón energético determinado”.

“Identificamos los espacios y comprobamos cómo se mueve la energía, además de detectar los bloqueos o fugas existentes”, dice la fundadora de KumKum Feng Shui; “posteriormente, se hace un briefing, un documento que resume las características y necesidades de cada familia, en cuya vivienda se escogen dos áreas para potenciar, las cuales serán las que más se activen”.

Sin embargo, los nuevos tiempos que vivimos obligan a estrategias innovadoras, por lo que las visitas se sustituyen por las consultas online, tal y como explica esta experta: “al cliente le pido vídeos del entorno y de la vivienda, para analizar la ubicación, averiguar cómo es el ajuste espacio-función, comprobar si existen zonas inactivas, aquéllas que no se usan y así nuestro cliente puede ver que todo está relacionado”.

KumKum Feng Shui también ofrece otro tipo de consultas, por ejemplo, cuando el cliente ha de elegir entre dos viviendas de alquiler o compra. Simplemente analizando el plano se puede identificar qué opción es mejor “pues el esquema de una casa es como su esqueleto y de esta manera la armonización es más fácil y rápida”. Se envían los planos por correo electrónico e indican qué áreas desean activar; a vuelta de mail, Noelia les explica cómo han de actuar.

El precio por consulta varía, dependiendo de que se trate de un caso como el anterior, en torno a los 150 euros, o presencial. En este último caso, el coste está en función del número de metros cuadrados, de si tiene una o varias plantas, si es vivienda nueva o para reformar o si su uso es particular o empresarial. En estos casos se parte de un mínimo de 450 euros para un piso de pequeñas dimensiones.

“Todo está vivo, todo está relacionado y todo cambia son los tres principios de esta disciplina”, nos recuerda Noelia Rubio, al mando de la consultora KumKum Feng Shui, y a quien le mueve la voluntad de ayudar, así como también de “promover la ilusión por mejorar el espacio que nos rodea, lo cual es esencial en estos momentos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*