Jelly Belly Beanboozled, la ruleta rusa de los caramelos

Jelly Belly cumple 147 años y todavía siguen sorprendiendo a pequeños y no tan pequeños con sabores totalmente impensables en sus caramelos. La marca, que se fundó en 1869, nunca ha dejado de innovar. Sin duda la clave de su larga vida.

Desde sus inicios la firma ha creado en torno a 140 sabores, de los cuales 50 son los oficiales, los ‘buenos’,  que entusiasman a quien los prueba. Pero, como las famosas grageas de todos los sabores de Bertie Botts (Hay que leer la saga de Harry Potter, o, en su defecto, ver las películas) la empresa estadounidense cuenta entre su amplísima gama, con un kit pensado para compartir un rato desternillante entre amigos. Requisito imprescindible: el sentido del humor. Jelly Belly BeanBoozled incluye una ruleta y caramelos, aparentemente de 8 sabores, aunque en realidad son 16. Ocho estarán, como siempre, deliciosos… y los otros ocho son la gracia del juego. Sabores locos y un tanto desagradables. ¿Serás capaz de disimular el sabor cuando te lo metas en la boca?

La leyenda de la ruleta avisa de lo que te puedes encontrar según el color, y seguramente los que sean buenos actores podrán colársela a los demás, pero ¿cómo se disimula cuando estás comiéndote uno que evoca el sabor de un calcetín sudado? Te pueden tocar palomitas de mantequilla o huevo podrido; pudding de chocolate o comida para perros; pera jugosa o moco; coco o toallitas de bebé; arándanos o pasta de dientes; melocotón o vómito; lima o césped recién cortado, tutti-fruitti o calcetines apestosos. Una auténtica ruleta rusa para los más valientes, que además ahora podrán demostrar sus dotes de actor o su ‘buen estómago’ en un concurso que ha convocado la marca en redes sociales y cuyas bases se pueden consultar aquí: www.primariberica.com/promobloggersjellybelly.html).

Jelly Belly BeanBoozled es un juego súper divertido para amenizar los recreos, viajes o fiestas en casa o los fines de semana. Se puede combinar con un montón de ideas o pruebas para ‘penalizar’ a los que les toquen siempre los buenos, para quien no sepa disimular los malos… Las reglas, el contexto del juego y las risas las ponéis vosotros. Eso sí, no olvidéis tener cerca algo de agua o un cepillo de dientes por si acaso… ¡Os invitamos a compartir con nosotros vuestras reacciones a través de la página de Facebook de Jelly Belly!

Además no hay prácticamente excusas que valgan para escaquearse del juego. Todos los caramelos de Jelly Belly, incluso los más extraños, están hechos con sabores naturales e ingredientes de calidad; son sin gluten, sin lactosa, sin huevo, sin frutos secos, sin conservantes… son aptos para vegetarianos y dietas kosher ¡y cada uno tiene sólo 4 calorías! Los caramelos Jelly Belly se venden en El Corte Inglés, Party Fiesta y tiendas independientes.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*