Hígado de cerdo marinado.

Trece por docena

Casa Lafu ofrece el menú 12 platos un verano para disfrutar de la gastronomía china.

Silvia Resa

 

Aunque lo parezca, no es fácil elegir entre la docena de platos que conforman el menú veraniego del restaurante chino Casa Lafu, en pleno distrito centro de Madrid, pues al consultar la carta es posible que a nuestra selección se añada el plato número trece.

La variada gama de especialidades de la cocina sichuanesa y de Shanghai se refleja en la carta de este establecimiento, Casa Lafu, ubicado en la madrileña calle de la Flor Baja, casi esquina a Gran Vía.

Manitas de cerdo a la cantonesa, hígado de cerdo marinado, berenjena Meigan, ensalada de huevo centenario, ensalada de pepino, jiaozi de gambas crujiente, gambones en cama de arroz, gambas deshidratadas en caldo, wok de verduritas, salteado de almejas y verdura y los platos calientes cazuela sichuanesa de caracoles y tortilla Casa Lafu suman la oferta estival “12 platos, un verano” en Casa Lafu.

Gambones en crema de arroz.

La berenjena Meigan es un plato frío que sorprende por la suavidad del toque encurtido, así como por la presentación, a modo de rollito de algas. Resulta un plato muy sabroso.

El jiaozi de gambas crujientes es quizá el más sabroso, al tratarse de una tempura ligeramente picante, lo que le brinda un poder saciante.

El plato número trece puede ser un arroz Shanghai, tan sabroso como las setas salteadas, plato este último que destaca por su suavidad al paladar.

Manitas de cerdo a la cantonesa.

El wok de col china es otro de los platos favoritos, dado su elegante sabor, al que se añaden propiedades prebióticas.

La casa del picante

“Entre los platos que nos ofrece el equipo a cargo del chef Hao Chen, podemos degustar interesantes creaciones sichuanesas, con salsas picantes, novedosos platos de Shanghai, tradicionales encurtidos, pasta casera hecha a ano y dimsum frescos preparados a diario”.

“Contamos con un ambiente de inspiración oriental, cuidando los detalles al máximo”, dicen en Casa Lafu; “pues queremos que, al entrar en nuestros salones, el cliente sienta que viaja a China, donde disfruta del menú propio de un restaurante en Shanghai, o el de un pequeño hotel de Sichuán”.

Crear ambiente

Este establecimiento dispone de dos salones de gran tamaño, distribuidos entre dos plantas, más dos reservados para ocho comensales situados en la planta superior. A este espacio se suma el de la terraza, en la que se pueden degustar bebidas y tés.

“Hemos elegido un mobiliario cómodo, de sillas amplias y mesas de gran tamaño, para disfrutar con calma de la comida y de la sobremesa”, dicen en Casa Lafu; “las mesas tienen integrada una placa para preparar el huo-guo”.

Este último es el plato estrella y característico de la cocina sichuanesa; similar a un cocido, permite a los comensales añadir los ingredientes deseados en la misma mesa, donde lo preparan.

Berenjena Meigan.

Otro aspecto interesante es la vajilla, que según sus responsables “ha sido especialmente elegida para que los platos se disfruten con la vista y el olfato, no sólo con el gusto”; “son elegantes platos de porcelana china y recipientes de piedra y gres”.

En las paredes se pueden contemplar cuadros de jóvenes pintores de la Escuela de Bellas Artes de Shanghai.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*