Hamburguesa vegetal, ensalada y tortilla de patata sin huevo,

Sanos como peras con Lidl

La cadena de supermercados de descuento lanza una línea de alimentos aptos para vegetarianos, veganos y flexitarianos.

Silvia Resa López

A ver cómo andamos de culturilla nutricional o, mejor, de conocimiento acerca de las etiquetas healthy o saludables: ¿sabemos la diferencia entre un vegetariano, un vegano y un flexitariano? Si nos identificamos con alguno de los tres términos, ¿qué es mejor para nuestra salud? ¿quién es más healthy: un vegano o un flexitariano? ¿se puede ser un mal vegano? ¿y un buen vegetariano? ¿qué pasa si nos gusta la carne? A estas cuestiones y algunas más da respuesta el informe “My Best Veggie”, elaborado para la cadena germana de descuento Lidl, que acaba de presentar su línea de alimentos saludables bajo el eslogan “Dale la vuelta a la tortilla”.

“Los españoles afirman que lo que más echarían de menos si fueran veganos sería la tortilla española, seguida de las croquetas y las hamburguesas” puede leerse en uno de los carteles resumen que lucen en las paredes del Impact Hub Piamonte de Madrid, donde los responsables de la conocida cadena de supermercados de descuento han trasladado por un día la sección de saludables, con sus lineales de frío incluidos.

Pero esta afirmación corresponde sólo al 50% de los 1.250 consumidores españoles consultados para la muestra, ya que uno de cada dos “no tiene idea de la diferencia entre veganos, vegetarianos y flexitarianos”, afirma Arantxa Conde, responsable de Relaciones Públicas del grupo minorista. Y es que según dice Beatriz Beltrán, médica especializada en nutrición y dietética “nos llega la tendencia antes que el concepto”; “el vegetariano es un mundo en sí mismo, ya que aunque se caracteriza por consumir mayoritariamente alimentos de origen vegetal, algunos lo complementan con pescados, otros con huevos y lácteos; ser vegano supone la eliminación total de los productos de origen animal en la dieta, esto es, ser un vegetariano pero llevado al límite, por lo que ni siquiera ingieren miel”.

BEATRIZ, ARANTXA Y NURIA CON ALGUNAS DE LAS 40 REFERENCIAS DE MY BEST VEGGIE.

Según la doctora, “flexitariana es la tendencia de las personas que buscan una alimentación más saludable y sostenible, reduciendo el porcentaje de productos de origen animal en su consumo diario y dando preferencia a productos vegetales como frutas, legumbres y hortalizas” “Soy flexitariana convencida”, ha terciado la presentadora Nuria Roca, que desconocía pertener a ese segmento de consumidores; “de forma que te cuidas, pero sigues comiendo de todo”.

“Para los que comemos de todo y además disfrutamos con la comida, es importante darse cuenta de que existe un abanico de posibilidades muy amplio”, dice Roca; “me gusta probar y no descartar ningún plato porque sea vegano; de hecho, la tortilla de patatas sin huevo o los escalopines veggie son una forma de completar mi dieta omnívora”.

Para la galena “contra la creencia popular, la alimentación vegetariana no es más saludable que la omnívora o flexitariana; de hecho, se puede ser un mal vegano, como ocurre con las otras dos categorías” Beatriz Beltrán hace hincapié en el peligro que supone en la dieta de algunas personas que no consuman leche, huevos o carne, “puede suponer un riesgo no contar con el aporte necesario de hierro o de calcio; sin embargo, algunos alimentos de origen vegetal están suplementados con ambos elementos, así que cuando, por ejemplo, leamos en la etiqueta el término gluconato ferroso no pensemos que se trata de ningún conservante o aditivo, sino de vitamina de hierro”.

“Seguir una dieta vegana no es la única vía para una alimentación adecuada; se trata de una opción más que, además, debe estar bien planificada si queremos conseguir todos los nutrientes necesarios para que sea saludable”, dice Beatriz Beltrán; “existen unas guías alimentarias para vegetarianos y veganos que pueden orientar a los consumidores para que elijan una de tales opciones”; “al igual que las dietas omnívoras, las veggies deben apoyarse en una base de cereales integrales más frutas y verduras en crudo”

Bajamos en carne y no subimos en verde

La conveniencia o comodidad suele ser enemiga de una nutrición adecuada; el consumidor arguye falta de tiempo para elaborar especialidades culinarias: “la tortilla está entre los platos que se nos vienen a la cabeza en primer lugar cuando no tenemos demasiado tiempo para preparar la comida o la cena”, se recoge en el estudio de Lidl, donde se dice que los españoles optan por una ensalada en el 43% de los casos, el 41% por una tortilla, el 39% se decantan por el pan con acompañamiento, el 35% por algún producto que puedan elaborar “vuelta y vuelta” o por un poco de fruta en el caso del 23%.

El eslogan de la campaña de promoción ‘Dale la vuelta a la tortilla’.

El estudio “My best veggie: ¿conoces el mundo veggie?” concluye que el 65% de los consumidores españoles cree que “vegetarianos y/o veganos no cuentan con una oferta alimenticia suficiente para realizar las comidas fuera del hogar. Para el 71% de los compradores “los súper deberían tener más opciones de productos veganos y vegetarianos”.

Y aún hay más: el informe de la consultora Lantern “The Green Revolution” asegura que el 9,9% de la población española corresponde al segmento veggie, que sobre una base todavía pequeña ha aumentado en casi el 30% durante los últimos 24 meses. Se sabe también que el 35% de los consumidores ha reducido la ingesta de carne roja durante el último año, si bien es cierto que este decremento no se ha compensado con un mayor consumo de frutas y verduras.

Una dieta que es un placer

Croquetas ecológicas de champiñones y tofu, o de espinacas y tofu, rulos vegetales ecológicos de setas y pimientos, o también de tofu y algas, hamburguesas de judía verde, falafel, empanados de queso o de verduras y las albóndigas vegetarianas son algunos de los productos con sello vegano 100% en la línea “My Best Veggie” de Lidl.

“Que la dieta nutritiva que sigamos sea objeto de placer, que nos haga disfrutar, es lo primero”, dice Beatriz Beltrán; “porque si no nos gusta, dejaremos de consumir determinados alimentos, con el riesgo que ello comportará para nuestra salud”.

Dice la doctora que el consumidor ha de estar formado e informado, “a los nutricionistas cada vez nos importan menos las calorías; en cambio sí nos fijamos en el aporte de grasas y de proteínas, que es claro en el caso de la carne, como lo es el aporte de fibra en el mundo vegetal”.

“Sea una moda o no, lo que parece claro es que la tendencia de alimentación veggie ha llegado para quedarse”, dice Conde; “en nuestro estudio descubrimos que cada vez más gente se anima a probar este tipo de productos, sea cual sea su patrón alimentario” Muestra de esto último son algunos de los datos del informe de Lidl, que recoge que ocho de cada 10 españoles creen que ser veggie está de moda; también se sabe que casi el 60% de los españoles ha probado alguna vez la comida vegana; cerca del 50% la ingiere de forma habitual y casi el 30% dice que le gusta a pesar de no ser vegano.

En datos de “The Green Revolution” para 2019, uno de cada diez españoles se autodenomina veggie, lo que supone una población cercana a los cuatro millones de consumidores mayores de 18 años. Y números cantan: en España se considera vegano el 0,5% de la población, mientras los vegetarianos representan el 1,5% del total adultos y los flexitarianos rozan el ocho por ciento.

“Dale la vuelta a la tortilla” es el eslogan elegido para contener la revolución veggie en los lineales de Lidl, al tiempo que hace referencia a una de las referencias estrella: la tortilla española sin huevo, ingrediente que se sustituye por pasta de garbanzos y la convierte apta al 100% para los veganos o vegetarianos estrictos. No en vano, como dice Arantxa Conde, responsable de Relaciones Públicas de Grupo Lidl, “queremos ser el súper de los vegetarianos, veganos y flexitarianos”.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*