Milagros aparte: la dieta Dukan

Gesmida

Hoy, queridos amigos, vamos a hablar de la archinombrada dieta Dukan, la última moda entre los famosos y actores de la élite internacional, o que aspiran a serlo.

Básicamente, según ellos mismos anuncian, se trata de restringir nuestra dieta a 100 alimentos de todos los posibles, junto a un plan en cuatro fases: ataque, 10 días sólo a base de alimentos ricos en proteínas; crucero, en la que se van introduciendo algunas verduras pero se mantienen las restricciones; consolidación, que dura 10 días por cada kilo perdido, en el que se amplía a algunos vegetales más, pero aún no se pueden tomar todos ni mezclarlos libremente; y estabilización, que  se basa en dos principios que hay que mantener de por vida:

Un día a la semana sólo consumiremos proteínas, nada de verduras ni del resto de alimentos.

Tomar 3 cucharadas de avena al día todos los días, ya que la fibra ayuda a eliminar más rápidamente el alimento, favoreciendo que parte de las grasas –junto a otros nutrientes- no se asimilen.

En principio no parece muy duro, pero cuando 72 de ellos son carnes, pescados y mariscos y sólo 28 son vegetales… Algo de desequilibrio veo yo. Por no hablar del esfuerzo excesivo al que sometemos al sistema digestivo, hígado, páncreas, bazo y riñones, porque –como todo el mundo debería saber- las proteínas son muy difíciles de procesar y asimilar.

Echando un ojo a su web oficial, ya da un olor de la típica dieta milagrosa. Incluso se afirma que se puede comer un kilo de verduras y conseguir adelgazar… Yo solía ser vegetariana, y así y todo engordaba. Como dijo un médico mío una vez, “también las vacas comen sólo verdura, y mire qué tamaño tienen”. La cuestión no es que te den vía libre para comer ingentes cantidades de alimentos permitidos, sino que se haga un estudio personalizado de cada paciente para ver por qué tiene sobrepeso, que es lo normal. Uno será por predisposición genética, que por cierto, se ha descubierto que la alimentación de las últimas cuatro generaciones son determinantes para que los genes “ahorren” energía o la consuman; otro tendrá problemas hormonales, otro tendrá ansiedad nerviosa, y un cuarto será que sólo come porquerías saturadas de grasa. No se puede tratar a todo el mundo igual, del mismo modo que una medicina no afecta igual a cada paciente. ¿Qué se pierde peso? No lo dudo, ya que se trata de eliminar radicalmente los hidratos de carbono (todo lo que aporta energía de larga duración al cuerpo: pan, arroz, pasta, patatas, legumbres…) y mantenerse a base de verduras y proteínas, “con un regreso a los alimentos fundadores de la especie humana, los alimentos de los primeros hombres, los cazadores-recolectores, las proteínas y verduras, 100 alimentos de los cuales 72 provienen del mundo animal y 28 del vegetal”. Pues bien, el hombre de las cavernas, por si alguien no lo ha notado aún, tenía otro estilo de vida un poquito diferente del nuestro. La caza y la defensa frente a otros animales consumían una enorme cantidad de su tiempo, y comían cuando cazaban, como haría el león hoy en día, por poner un ejemplo. ¿A alguien se le ha ocurrido que alimentar a una persona del siglo XXI como a un león no puede ser sano? Sin meterme en más, os recomiendo este artículo donde se analizan y detallan los pros y contras de la famosa dieta del momento:

http://www.ocu.org/dieta-dukan-mas-peligros-que-milagros-s540484.htm

Que ustedes lo adelgacen bien.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*