• Mié. Feb 8th, 2023

Vivir en La Tierra

Nos gustó el planeta y decidimos quedarnos

Mariano Alameda, director de Centro Nagual: “Ninguna técnica puede abarcarlo todo”

Oct 23, 2014

Muchos de nosotros, cuando escuchamos el nombre de Mariano Alameda pensamos en el protagonista de Al Salir de Clase serie española de televisión que triunfó entre el público adolescente desde 1997 a 2000. Y sí, Mariano Alameda fue el protagonista de Al Salir de Clase e intervino como actor en otras series como Paco y Veva, Aquí no hay quién viva, C.L.A, no somos ángeles, etc., además de en algún film patrio como La Noche de los Girasoles. Sin embargo, hablar hoy en día de (y con) Mariano alameda es hablar de cosas bien distintas a las que ocupaban su tiempo en aquellos días ya que su carrera como actor ha quedado atrás para ser el director del centro de desarrollo personal Nagual.

Nagual se fundaba el 26 de octubre de 2006 o, lo que es lo mismo, hace ahora ocho años. Tanto Mariano Alameda como Sergio Villoldo, otro de los implicados en el proyecto, desempeñaban sus respectivas carreras de actores, lo que les brindaba la oportunidad de realizar múltiples viajes alrededor del mundo. “Estuvimos formándonos con diferentes maestros multidisciplinares y decidimos transmitir aquí lo que habíamos aprendido de las diferentes tradiciones y decidimos abrir un centro donde hacer esa transmisión”, rememora Alameda. Un centro que en la actualidad acoge a un target de usuarios amplio, que va desde niños pequeños con problemas de cualquier tipo hasta personas de cualquier edad o estrato social; un centro abierto a todo el mundo.
“En estos años, la gente ha evolucionado mucho. Ha pasado de casi creerse cualquier cosa –lo que generó una demanda muy grande, que, en consecuencia, creó una oferta muy grande pero de una calidad muy baja-, a que se produzca una selección hacia la calidad”, explica el director del Centro Nagual. “La gente ahora distingue más el nivel de la oferta que se hace tanto en lo referente a terapias, como a formación o prácticas y es más exigente en el sentido de que sabe seleccionar mejor las cosas. El usuario llega cada vez más preparado pero también más desengañado por haber visto en otros sitios cosas que no funcionaban como prometían”.
En palabras del propio Alameda, un desengaño bastante lógico si se tiene en cuenta que no hay más que “mirar las revistas del sector para ver que todo lo cura todo. Y eso no puede ser. Y hay una confusión gigantesca entre lo que son las prácticas iniciáticas, tradiciones que la estrategia que persiguen procesar digamos un incremento de la conciencia a nivel espiritual y lo que son prácticas terapéuticas. Se mezclan los dos ámbitos y crean una gran confusión”.

Complemento a la medicina occidental
Uno de los primeros puntos que Alameda dejaba muy claro a lo largo de nuestra charla es el referente a las terapias alternativas a la medicina occidental que en ningún caso, decía, pueden plantearse como un sustituto. “Todas las tradiciones son complementarias”, decía. “No hay ninguna técnica que pueda abarcarlo todo. Es combinable. Si a uno le da un infarto, lógicamente no va a ir a que le hagan la acupuntura, sino al hospital, pero, por ejemplo, en el caso de enfermedades autoinmunes en que la medicina occidental sólo ofrece tratamientos paliativos, hay otras tradiciones médicas en el mundo que deberían, en una mente bien estructurada, tomarse en consideración de forma simultánea, porque no tiene sentido que seamos un mundo multiconectado en lo cultural y sigamos ciñéndonos a un único tipo de medicina, despreciando, por ejemplo, la medicina china, la medicina ayurvédica, la medicina chamánica… otras medicinas del mundo que funcionan. Lo ideal sería combinarlas todas”.
Pero, en Nagual no sólo se ofrecen alternativas terapéuticas, sino múltiples tipos de disciplinas. Algunas tan consolidadas como el Yoga, que no necesitan de una explicación. Otras tan novedosas como la onirodinámica, una técnica “que ha desarrollado Sergio Villoldo, que en realidad está en todas las tradiciones, y que trata de definir el aspecto onírico de la realidad y sus posibilidades. Sergio es un gran especialista en este tema y ha hecho un desarrollo a través de los sueños lúcidos, y lo ha llamado onirodinámica porque también lo extiende como una especie de desarrollo personal en la vida. En definitiva es una manera de llamar a la combinación de las diferentes tradiciones sobre la estructura de los sueños”.
Otra de las prácticas que llaman la atención y que corre a cargo del propio Alameda es la psicosmología que, explica, “es otro punto de vista también multiintegrador y que mezcla un montón de cosas y plantea la información interna inconsciente que guarda la persona a través de la experiencia infantil, los padres, o las diferentes capas que tiene el inconsciente. Son dinámicas que están en continuo movimiento en la fase no consciente de la propia identidad, condicionan lo que se ha dado en llamar el karma personal. Lo que hacemos es buscar un poco las causas no conocidas para la persona de porqué te pasa lo que te pasa siempre y porqué no te pasa lo que quieres que te ocurra”.

Actividades y terapias para niños
Personalmente me llamó la atención que un pequeño (aún) porcentaje de la oferta y usuarios del centro esté compuesto por niños, para los que Nagual ofrece “tres actividades: por una parte las doulas, una asesoría en el proceso de gestación, parto y todos los vínculos con el bebé, que se convierten en elementos fundamentales en el desarrollo de la persona. Son las primeras impresiones que recibe. En las doulas nos ocupamos de la experiencia trascendental que tienen las primeras fases de la vida del embrión y del bebé y nos dimos cuenta de que era muy necesario establecer una serie de ayuda o asesoría a las madres para que hagan este trabajo de la mejor manera posible”.
Después, la oferta del centro también contempla la “escuela de padres, donde los padres jóvenes o especialistas en educación infantil pueden venir a aprender cosas de diferentes de cara a evitar que los niños hereden, por parte del inconsciente de sus padres, patrones que después se van a pasar el resto de sus días intentando enmendar. El objetivo es intentar que los padres tengan un comportamiento más ejemplar para que no rompan en dos el alma del niño y podamos intentar que no tengan que absorber sus conflictos”.
En último lugar, la oferta para los más pequeños se complementa con tratamientos de neuroestimulación, llamados Tomatís, “de zonas del cerebro que se realiza a través de un oído electrónico y que permite corregir problemas de fracaso escolar, el famoso TDHA, trastornos de déficit de atención, es beneficioso para dislexias… en general trastornos de la comunicación”.

Que ocho años no es nada…
Ya lo decía la canción: “veinte años no es nada –en este caso, ocho”. A la hora de hacer balance sobre este tiempo de andadura al frente de Nagual, Mariano Alameda afirma que realmente “Yo no quería montar esto. Al principio era un grupo de amigos que practicábamos y, a medida que íbamos practicando, nos dimos cuenta de que podía venir más gente y después alquilamos un garaje para tener más capacidad y un teléfono, hicimos una web… y nos fue creciendo el niño. No sé dónde irá, me dejo llevar, como decía el otro día el papa Francisco en una entrevista: ‘yo no tengo un proyecto para la iglesia porque no sabía que me iban a dejar sentado en la silla de Pedro’. Pues yo no tengo un proyecto para Nagual porque no sabía que iba a terminar sentado en la silla de Nagual, voy viendo lo que se puede hacer con lo que ‘va llegando y vamos ofreciendo lo que sabemos y lo que podemos, haciéndolo lo mejor posible”.

Un comentario en «Mariano Alameda, director de Centro Nagual: “Ninguna técnica puede abarcarlo todo”»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *