Las nuevas formas del café con hielo

Enrique Flores, barista de Supracafé, nos invita a elaborar sus recetas veraniegas.

Silvia Resa

Con leche o solo, con hielo picado, con tónica e incluso una infusión fría de su cáscara… el caso es tomar café también en verano y para ello el experto Enrique Flores nos presenta media docena de preparaciones que mejoran la sencillez del mero café con hielo.

Es el caso del Coldbrew o café frío, obtenido mediante la infusión del café a baja temperatura, tal y como nos explica Enrique Flores: “el café molido se deja reposar en agua durante un periodo de entre seis a doce horas, lo que da lugar a un concentrado que conserva tanto el aroma como el sabor del café y que posteriormente puede diluirse en agua y servirse con hielo”.

En este caso la preparación requiere 70 gramos por litro de agua. Posteriormente el café se filtra, para lograr así un mayor tiempo de fermentación. La ventaja de la infusión en frío es que el café conserva el dulzor propio, que se pierde cuando a la bebida caliente se le echa hielo, pues el cambio brusco de temperatura aumenta su acidez.

Otra de las preparaciones del café solo es el Shakerato, que es el expreso en frío combinado con hielo en la coctelera. El llamado Cold Drip supone la preparación del café en frío en la proporción de 60 gramos por litro de agua. “Es importante tener en cuenta el volumen de hielo que utilicemos, ya que requerirá echar menor cantidad de agua”, dice Flores.

Esta infusión en frío se realiza con filtro de papel en la V60 o en la cafetera del tipo Aeropress.

Para quienes lo toman con leche, la opción en frío es el smoothie o Iced Latte, que combina un café expreso, 200 ml de leche fresca, 7 gramos de azúcar y cinco hielos. Se sirve en vaso con hielo.

La sorpresa es el Coffee Tonic, esto es: dos expresos, tónica y cubitos de hielo. La peculiaridad de la bebida es que el amargor propio de la tónica enlaza con el aroma del café a la perfección, mientras el carbónico propio de la bebida refrescante anima el combinado.

Infusiones especiales

Durante la pasada primavera Supracafé, una de las empresas líderes en el segmento de alta hostelería, ha sorprendido con Tabifruit. Se trata de cuatro referencias de infusiones a partir de la cáscara de las cerezas del café Arábica.

Su nombre hace referencia a la variedad Tabi (arábica) la cual madura en amarillo y a la fruta, dado que se presenta mezclado con frutas del bosque, maracuyá y naranja, dependiendo de la infusión elegida.

Tabifruit se prepara como cualquier otra infusión, es decir, se calienta agua, se añade la bolsita y se deja reposar durante un periodo de entre tres a cinco minutos antes de retirarla.

La infusión de cáscara de café 100% arábica es la referencia más sencilla. Su cata la sitúa entre un café ligero y un té muy suave. Resulta un digestivo increíble si una se ha extralimitado durante el almuerzo, o también tras una cena tardía.

Otra variedad es la infusión de cáscara de café y frutas del bosque. Ésta es más golosa y combina a la perfección los aromas de grosella, mora y frambuesa con el básico del café.

Cáscara de café, maracuyá y naranja es quizá la más refrescante de entre las cuatro infusiones. Aquí el sabor del café prácticamente no se percibe, si bien le da una estructura más firme a la bebida. Para los golosones, la que suma cáscara de café, naranja y canela, que constituye un buen punto final a cualquier almuerzo.

La buena noticia es que cada una de las cuatro infusiones pueden prepararse también en frío, para lo cual es preciso añadir hielo y rodajas de limón o de naranja, dependiendo de la elección realizada.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*