Jose María Tatay, director de Operaciones de ADTS: “El 60% de los drones tiene una función lúdica”

El mercado de los vehículos aéreos no tripulados o drones, como los conocemos de forma familiar, está en auge. Según un estudio de la consultora Deloitte, este mismo ejercicio podría significar una cifra global de negocio (no militar) de entre 200 y 400 millones de dólares, o lo que es lo mismo, unas 300.000 unidades vendidas en 2015. Unas cifras que aún no pueden calificarse de espectaculares, pero que crecen y hacen presagiar un no muy lejano momento de auge en el sector. Un mercado en el que compañías como ADTS Group serán determinantes a la hora de contribuir a su desarrollo.
ADTS Group es una empresa constituida por cuatro grandes grupos que trabajan de forma conjunta para formar una institución de calidad capaz de ofrecer un servicio integral único en lo que a Vehículos Aéreos No Tripulados (o UAVs si se usan las siglas en inglés), se refiere. Operación, formación, asesoría, y gestión de UAVs, eso es lo que puede ofertar el grupo a través de sus distintas divisiones profesionales. Además, ADTS colabora con Air Electronics en el desarrollo y empleo de la más avanzada tecnología para el control y pilotaje de UAV con el fin de ofrecer un servicio de altas prestaciones a sus clientes. El encargado de responder a las preguntas de Vivir en La Tierra, ha sido José María Tatay, director de Operaciones de la marca.

Si tuviera que explicar a alguien completamente ajeno al término lo que es un ‘dron’, ¿Cómo lo haría?
Realmente la palabra dron esta un poco tergiversada, ya que define un gran número de aparatos que difieren mucho de sus usos y utilidades. Recoge desde aquellos aparatitos voladores que usan los niños en los centros comerciales, a los chavales que le ponen una cámara y hacen vídeos muy chulos a esos vehículos aéreos no tripulados que se usan para control de infraestructuras o vigilancia como hacen los militares.

¿Cómo se encuentra en estos momentos el mercado español de los vehículos aéreos no tripulados?
Realmente desconozco el número de ventas, lo que sí se sabe es que es un mercado en auge, incluso en aquellos vehículos que son de fabricación propia.

¿Posee España capacidad suficiente para competir en este terreno con una industria propia frente a otros países como EEUU?
España tiene un mercado por delante increíble, tanto en el área de fabricación, como el de formación y operación; pero, sobre todo, en el área que cubre todos ellos juntos en una misma empresa.

¿Existen sectores de actividad que sean más proclives que otros a usarlos? ¿Y sectores para los que sean más adecuados?
El uso es casi infinito, tan grande como la imaginación del usuario; pero siempre teniendo en cuenta las limitaciones de cada vehículo y las condiciones meteorológicas. El uso o no de estos vehículos es por reducción de costes, se vea de la forma que se vea.

¿Qué tipo de formación se requiere para el manejo de estos aparatos?
Desgraciadamente los requisitos mínimos legales son bastante menores de los que a nosotros nos gustaría, pero no por voluntad, sino por seguridad del manejo del equipo tecnológico tan avanzado que llevan y por el entorno aeronáutico en el que se mueven y comparten con aviones comerciales.

¿Qué imagen considera que poseen en España? ¿Quizá la palabra coloquial ‘dron’ aún suena un poco a ciencia ficción al usuario? ¿O con un componente lúdico?
El 60% de los drones tienen una función lúdica. El 20% un uso de marketing, publicidad y grandes producciones. Un 10% de vigilancia y un 10% de otros usos.
La avanzada tecnología que se utiliza en algunos vehículos hace que sus usos y resultados suenen a ciencia ficción para una gran mayoría de la población.

¿Creen que en ciertos sectores puedan despertar suspicacias, ante la posibilidad de que un ‘dron’ pueda sustituir a cierto personal en una compañía y ahorrar costes?
La mayoría de las personas puede pensarlo, pero hay que hacerles ver que realmente es todo lo contrario. Si conseguimos profesionalizar este sector, regulándolo y haciendo las cosas bien basándonos en los modelos de la aviación comercial que tantos años lleva implantado, haremos de el pilotaje de drones una profesión muy solicitada y con gran demanda en un futuro.

¿Cómo cree que será el futuro de los drones de aquí a unos cinco años?
Al ritmo que ha ido en estos últimos tiempos, es difícil hacer una predicción, ya que hay muchos agentes que se mueven a una velocidad increíble. Solo espero que de aquí a cinco años haya una legislación que regule a todos aquellos pilotos y operadores que a día de hoy están de un modo alegal en este sector.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*