Codillo de cerdo con piel crujiente.

Gastronomía en clave china

Catorce restaurantes participan en la China Taste, en el Año Nuevo del Perro

Silvia Resa

 

El Año Nuevo Chino empieza en la madrugada del viernes 16 de febrero, pero ya desde una semana atrás un total de catorce restaurantes chinos ubicados en Madrid ofertan las mejores especialidades de la gastronomía cantonesa; es la China Taste, para acercar lo más característico de la cultura de mesa y mantel procedente del gran país asiático.

“En El Bund entre el 80 y el 90 por ciento de las reservas para el Año Nuevo las han realizado ciudadanos chinos”, dice Álex Shen, jefe de Sala del citado restaurante en Madrid; “un centenar de personas se han quedado en lista espera, aunque los clientes españoles, que han empezado a adoptar esta festividad, aprovechan para cenar más tarde, por lo que tenemos que trabajar dos turnos: a las 20 horas atendemos a los ciudadanos chinos y dos horas después, a los españoles”.

Este fervor por la gastronomía característica del gigante asiático, unido a la fiesta de la China Taste han llevado a que profesionales de la restauración como el propio Shen lleve catorce años sin celebrar el año nuevo.

“El menú que ofrecemos lo hemos cambiado totalmente con respecto al de la pasada edición, que como coincidió con el Año del Gallo tematizamos incluyendo más platos de pollo”, comenta con humor Álex Shen, a quien le pregunto qué pasa entonces en 2018, Año del Perro… (Shen ríe y comenta en correcto español que dicho animal es el mejor amigo del hombre).

Langostinos rebozados fritos con coco rallado.

Volviendo a China Taste, el portavoz de El Bund dice que en la actual edición participan catorce restaurantes chinos de alto nivel; “es la tercera edición; empezamos diez establecimientos y cada año se han ido sumando nuevos”.

La confección de los menús para China Taste tiene su protocolo, tal y como explica Shen:“los menús se envían a la embajada china con dos meses de antelación para que allí se autentifique que se trata de especialidades de la cocina china y no con mezcla o fusión de gastronomías pertenecientes a otros países asiáticos”.

La iniciativa es beneficiosa para las empresas de restauración: “cada mes ganamos a nuevos clientes porque traen a nuevos amigos y se corre la voz, China Taste funciona bien”, dice Álex Shen; “hemos organizado sorteos hasta el día 10 de marzo que consisten en cuatro premios de una cena para dos personas, otros dos premios de una cena para cuatro clientes y uno más de una cena para seis, que pueden canjearse hasta antes del verano”.

En El Bund, el menú especial China Taste incluye tres platos más el postre y café o té por 38 euros por persona; la bebida está excluida y se elabora como mínimo para dos personas. Como entrante se puede elegir entre las Gambas con salsa chili dulce, el Toufu con huevo de 100 años, los Rollos de pollo con algas o la Ensalada de espárragos verdes. Como plato principal el comensal escoge entre los Langostinos rebozados y fritos con coco rallado con ensalada, la Lubina fileteada y salteada con setas y lentejas, la Carne de solomillo salteada con pimientos en salsa de pimienta negra o el Pato crujiente con piñones y brócoli.

Un tercer plato de Dim sum permite elegir entre el Xiao Long Bao, con un relleno de jugos de carne al vapor y el Shao Mai, bolsitas de pasta fresca al vapor con relleno caldoso de ternera. “El Bund trabaja pastas frescas, de masa fresca”, dice Álex Shen; “no es dim sum congelado sino que se trata de pasta gruesa”.

Xiao Long Bao con relleno de jugos de carne al vapor.

Como guarnición del plato principal y del dim sum se sirve arroz frito con carne de cerdo en conserva y verduras. Y el postre obliga a escoger entre tartas, helados o sorbetes.

Cocina a fuego lento

La cocina propia de la ciudad de Cantón es el tema central de la China Taste en su tercera edición. Se trata de recetas tradicionales como las elaboraciones de pasta conocidas como dim sum. Los platos tienen en común unos aromas menos marcados y menos picante que las especialidades de las gastronomías sichuanesa y thai.

El apelativo “a la cantonesa” describe una cocina basada en sopas, carnes de pollo, cerdo o pato, pescados frescos y especias suaves.

“Su origen surge de la necesidad de alimentarse rápido en ciudades tan activas como Cantón”, dicen en Gastronomicom, agencia especializada en comunicación culinaria; “con el paso del tiempo se extendió por el resto del mundo y hoy es la más aceptada y cosmopolita en las grandes ciudades internacionales”.

Pato laqueado.

Casa Lafu y Pato Laqueado de Pekín son otros dos restaurantes que participan en China Taste, con precios respectivos por menú de 35 euros y 22,95 euros.

El primero de los restaurantes citados presenta un menú con una bandeja combinada de entrantes fríos a partir de Kaofu con setas, Langostinos dos temperaturas y Anchoa dorada. Como sopas, a elegir entre una de ternera al estilo Xhu y otra de Mariscos y algas.

Tres clases de Dim Sum a elegir como previo al plato principal: Pato a la pekinesa, Codillo crujiente, Lubina con puerro, Olla de cordero o Costillas envueltas. De acompañamiento, los Tallarines de arroz salteados con ternera o el Arroz salteado con tropezones. Helado, Tiramisú, Bola de sorbetes o Buñuelos de arroz rellenos de crema de sésamo en almíbar.

En el restaurante Pato Laqueado el Jiaozi, que es un tipo de empanada y la Bola de Dragón son los entrantes para compartir. También para dos personas se ofrece la Lubina al vapor como primero, seguido de su plato estrella: el Pato laqueado de Pekín como segundo. Un tercero también para compartir consistente en Gambas salteadas con espárragos, cuyo significado es el augurio de que el próximo año será aún mejor que éste, acompañado de arroz con verduritas y lancha especial Noche Vieja, que simboliza la felicidad por doquier.

Como postre único el Tangyuan, un dumpling o trozo de masa cocida u horneada, de arroz de sésamo dulce, que viene a significar reunión de familia.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*