cucurucho de pollo al sesamo
Cucurucho de pollo al sésamo.

Feliz año nuevo 4717

Los restaurantes del China Taste celebran hoy la llegada del nuevo año con un menú que oscila entre los 24 y los 40 euros por persona.

Silvia Resa López

Desde el 23 de enero al 24 de febrero de nuestro calendario occidental, quince restaurantes temáticos de la Comunidad de Madrid celebran el Festival de la Gastronomía “China Taste”, jornadas gastronómicas en honor del Año Nuevo chino, iniciado hoy martes 5 de febrero hasta el 19 de este mes, coincidiendo con la primera luna llena desde el comienzo de las celebraciones en el gigante asiático

Para la población china hoy es Año Nuevo, concretamente el 4717, regido por la figura del cerdo o jabalí; este animal simboliza la virilidad y la fertilidad, lo que a su vez representa la generación de riqueza y fortuna.

Pasta de arroz salteado con carne y verduras.

En China todo se paraliza en estos días; la tradición invita a acercarse hacia familiares y seres queridos, con quienes se comparten los mejores manjares. Todos visten ropas distintas, más lujosas y los colores rojo y dorado adquieren una relevancia aún mayor de la habitual para esta cultura.

Sichuan, Shandong, Guangdong, Jiangsu, Zhejiang, Fujian, Hunan y Anhui son las ocho escuelas culinarias mediante las que se expresa la tradición gastro milenaria de aquel país; a través de China Taste, jornadas gastronómicas celebradas durante los cuatro últimos años por estas fechas, se intenta dar a conocer toda esa riqueza. Quince restaurantes, entre los que se encuentran El Bund, Pato Laqueado de Pekín, Casa Lafu o El Buda Feliz 1974 ofrecen sus menús de Año Nuevo, con un abanico de precios que van desde los 40 euros por persona para el caso del primero, hasta los 24 euros en EBF1974.

El Buda Feliz 1974 es uno de los restaurantes pioneros en la introducción de la gastro china en nuestro país; “hemos visto a empresarios chinos que se copian entre ellos una misma idea, pero nosotros somos nueva generación y teníamos claro que la gastronomía tradicional china necesitaba renovarse”, dice Zhan; “la comida china es muy variada y nuestro proyecto es seguir creciendo con la apertura de locales temáticos en torno a las especialidades gastronómicas de las diversas regiones de nuestro país, donde las cartas y las decoraciones estén claramente diferenciadas”.

Jakao de langostinos, Siu mai de cerdo y langostino, y Guo tie de carne buey.

“La comida china es mucho más variada de lo que pueda parecer en principio”, dice Alonso Zhan, director de Marketing del grupo Shangri-La y que junto a Alex Zhu, Alex Ye y el chef Dani Bingxin dan estructura a El Buda Feliz 1974, que recientemente les ha sido traspasado; “con el tiempo y gracias al turismo, la gente va teniendo más conocimiento, por lo que hoy los clientes demandan la auténtica comida china, con mejores preparaciones, para saborear la verdadera gastronomía de nuestro país”; “en este restaurante no queremos fusión, sino gastronomía china al 100%”.

Gambas con sésamo y rodajas de melón, cazuela de arroz Guoba, con magret de pato crujiente, cebolletas, verduras y algo de picante, lomo de lubina agridulce estilo “Año Nuevo” y la tarta de queso con matcha acompañada de helado de vainilla integran el menú ofrecido por El Buda Feliz 1974.

“Poco a poco el picante se va tolerando por parte de los clientes; lo usamos como un ingrediente aromático, para abrir el apetito”, dice Álex Zhan; “en nuestra cultura comemos compartiendo y el picante con arroz blanco aromatiza los platos; la tarta hecha de arroz y rellena de frutas y carne es una especialidad en estas fechas”.

Dani Bingxin, el cocinero de El Buda Feliz 1974, prepara la lubina con cortes precisos, para darle una presentación en forma de flor de crisantemo, lo que asombra y divierte a los clientes, quienes al enfrentarse al plato suponen que el pescado “estará bajo esas verduritas rebozadas” El chef es un maestro en la realización de esculturas a partir de hortalizas como las zanahorias; “para tener el título de chef requieren de dicha habilidad”, dice el responsable de Marketing de EBF 1974; “como figuras de águilas, leones o dragones articulados; todo ello para ocasiones especiales”.

Ternera con salsa shacha.

El malecón de Shanghai

El Bund es uno de los restaurantes chinos más emblemáticos de la gastronomía china en Madrid. Su nombre hace referencia al que dieron los británicos al malecón financiero de Shanghai, a orillas del río Huangpu, donde se situaron más de medio centenar de edificios ocupados en su mayoría por entidades financieras.

El menú que ofrece el establecimiento dentro de la experiencia China Taste está compuesto por tres entrantes para compartir: langostinos dos temperaturas, Ñame con mermelada de arándanos y ternera con cinco especias. Le sigue una sopa, a elegir entre la agripicante o la de ternera con hojaldre, y los dim sun, a escoger entre el Shengjian Shanghainés y el Jiaozi cantonés de gambas.

Como primer plato, se ha de escoger entre un elenco compuesto por lubina ahumada, ternera con salsa Shacha, vieiras salteadas y setas Matsutake a la plancha, cucurucho de pollo al sésamo o pato a la pekinesa. La propuesta para el segundo plato exige una elección para dos personas entre el arroz de ternera a la pimienta o la cazuela de arroz frito con carne en salazón y verduras. Viene seguidamente el postre en el que entre helados, tiramisú, tartas de queso y brownies, igual preferimos el pastel de calabaza.

Rollito de ternera y enoki en salsa de haliotis.

Torreznos en versión china

En Pato Laqueado de Pekín, otro de los restaurantes especializados en la gastro china y ubicado en el barrio madrileño de Chamartín, el Año Nuevo se festeja con un menú delicioso; a saber: Jakao de langostinos envueltos en harina de arroz de jazmín, Siu-Mai de carne de cerdo y langostinos tigre y Guo-Tie de carne de buey y cebolletas tiernas de la huerta como entrantes. Un primer plato compuesto por sopa de Wantun de verdura y carne, lubina al vapor y pato laqueado de Pekín, este último elaborado según una antigua receta de la Dinastía Ming. En este punto, la tradición obliga a colocar la cabeza del pescado orientada hacia la persona más honorable, cualidad que en China se asimila a la de mayor edad.

El segundo plato se compone de pasta de arroz salteada con verduras, que acompaña el Hongshao rou, que no es otra cosa que la versión china de los afamados torreznos; si bien es cierto que no se trata de la especialidad frita, sino con una elaboración más cercana al paladar asiático, esto es, guisados y acompañados de una salsa agridulce… toda una experiencia.

Como postre sorprende el Tangyuan, unas esferas de pasta de arroz rellenas de sésamo negro muy dulces y deliciosas, especialmente para los más golosos.

El mejor Huoguo

Casa Lafu es otro de los restaurantes favoritos para disfrutar de las especialidades gastronómicas chinas, como la olla caliente o Huoguo de la que hablamos hace unos días; se trata del equivalente al cocido madrileño; sin embargo, para festejar el Año Nuevo sus responsables proponen un menú integrado por un entrante combinado a partir de lubina agridulce, langostinos con salsa de verdura y una ensalada de setas de la Casa.

Sopa agripicante.

Viene ahora la sopa, a elegir entre la agripicante de mariscos y algas o la de pollo con maíz. En Dim Sum el cliente puede elegir entre el Shanghai o el Jiaozi tradicional a la plancha. Entre los primeros, también se ha de escoger entre la lubina frita, el rollito de ternera y Enoki en salsa de Hallotis, el pato a la pekinesa, el cerdo ibérico con hierba de limón o el cordero al comino.

Como segundo y para dos personas, el arroz con marisco servido en hoja de loto o los tallarines fritos con pato y setas de cardo. Como postre, helados, sorbetes, tiramisú y la trufa de té verde.

Un apunte más: China Taste está patrocinado por la Embajada de la República Popular China en la capital, el Ayuntamiento de Madrid y la Comunidad de Madrid, además de contar con la colaboración de Radiotelevisión Española y de la aseguradora Mapfre.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*