Estrés postvacacional, un mal que afecta casi al 68% de los españoles

¿Qué nos resulta lo más difícil de volver al trabajo? Según un estudio elaborado por Aora Health, para la mayoría lo peor es madrugar, cumplir los horarios (37,63%). A esto le sigue la rutina (18,14%), la falta de tiempo (11,63%), la reducción de las horas de sol y la bajada de las temperaturas (11,62%), “volver a empezar” (10,70%), y el trabajo acumulado (10,23%).

Volver al trabajo después de las vacaciones es un trauma para el 67,91% de los españoles, según el estudio de Aora Health en el que han participado más de 850 personas. Un estrés postvacacional cuyas principales manifestaciones son la desgana, el 42,33%, la tristeza, el 14,42% y apatía, el 10,70%.

Según el estudio, esta situación tendría una duración variable, si bien en la mayoría de los casos, el 46,51%, dura al menos una semana, un día para el 30,23% de los encuestados, 15 días en el 15,81% de los casos y hasta un mes para el 8,84% de los participantes en el estudio.

La adaptación a la rutina cuesta “muchísimo” en el 13,49% de los encuestados, “mucho” en el 29,30%, “regular” en el 27,44%, “poco” en un 19,53% y “nada” en el 10,23% de los casos. Además, el 51,63% de los participantes en el estudio dice que tiene problemas para dormir bien y descansar con la vuelta al trabajo.

Abrumados

Según el estudio, el 31,16% de los encuestados se siente abrumado por no haber descansado lo suficiente durante las vacaciones, el 21,40% por los “kilos de más”, el 16,28% por no haberlas aprovechado mejor, el 15,81% por los gastos realizados, el 8,37% por las hipotecas y préstamos y el 6,98% por la pérdida de forma física.

Por otra parte, según el estudio, las vacaciones son buenas para las relaciones familiares, para el 88,37% de los participantes, se han fortalecido durante estos días de descanso.

Finalmente, la mayoría de los encuestados, el 73,95%, afirma que va a cuidar y mejorar su alimentación para facilitar esta vuelta a la rutina, unas “buenas prácticas” que, en un 29.30% de los casos, se reforzarán con la ayuda de complementos alimenticios.

“El ser humano es muy sensible a los cambios y el estrés postvacacional tiene un origen multifactorial. El elemento más importante es la vuelta al trabajo, y a la rutina diaria también al no trabajo. En ambos casos lo que supone el retorno a la realidad, a las obligaciones, las responsabilidades, los horarios, la falta de tiempo para hacer lo que nos gusta… y también la mala conciencia por los excesos cometidos, como gastar y comer más de lo deseable y sus consecuencias”, comenta Gonzalo Peñaranda, director general de Aora Health.

La reducción de las horas de sol, la llegada del frío, la lluvia, el otoño… son factores que agravan el problema. “Sin embargo –señala Gonzalo Peñaranda- hay dos maneras de abordarlo, y la mejor es hacer desde una perspectiva positiva. Sentirnos felices por tener trabajo, por abordar nuevos desafíos profesionales… y poner en marcha otras rutinas como una alimentación saludable, el ejercicio físico, el desarrollo de actividades que enriquezcan nuestra mente y nuestro espíritu. En definitiva, aprovechar el cambio para poner en marcha una estrategia de bienestar y reforzarla con complementos alimenticios que la aceleren”.

Claves para combatir el estrés postvacacional
  • Márcate pequeños objetivos a corto plazo ya que, según los expertos, al proponernos pequeños retos nos ilusionamos con el día a día.
  • Realiza actividades saludables, como hacer deporte, llevar una buena alimentación y disfrutar de momentos de ocio con tus seres queridos influyen en tu estado de ánimo. Por eso, es algo que tampoco se debe descuidar los primeros días de regreso.
  • No te dejes llevar por el desánimo, si ves que a pesar de todos los intentos no puedes adaptarte a la rutina confía en la posibilidad de ayudarte con nutracéuticos de origen natural. Su uso continuado previene los problemas de estrés y contribuyen a una mayor sensación de bienestar.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*