Christian Guiriguet, actor y director: “Al cine español le falta política. Interna y externa”

Forrexter

La mayoría le reconoceréis por ser la cara de Trivago, portal especializado en la búsqueda de hoteles. Otros recordaréis su paso por la serie de TVE Centro Médico, o quizá le hayáis visto pasar por la longeva Cuéntame. Son sólo algunos nombres para darnos una idea, pero hay mucho más. Christian Guiriguet es una cara conocida en lo que a delante de la cámara se refiere, pero, con formación de Imagen y Sonido, sus ambiciones pasan también por el mundo de la dirección.

¿Por qué empezaste a actuar, cuando lo tuyo era la dirección?

Estaba estudiando Imagen y Sonido y me apunté a hacer figuraciones para ver cómo eran los rodajes porque quería ser director de cine. Empecé haciendo sombras, bultos y demás, y con el tiempo me fui poniendo delante de la cámara, tomando un poco más protagonismo. Así que se me ocurrió que, para matar dos pájaros de un tiro, podía estudiar un añito de interpretación, para aprender más sobre cómo dirigir a los actores. Estudiar el ‘A,B,C’ de la interpretación, para aprender a manejar a un actor. Y, además, de paso me iría bien para trabajar en publicidad y esas cosas a las que estaba dedicándome en ese momento; para hacerlo mejor. Pero ese año se convirtió en cuatro, porque después del primero me quedé alucinado de lo que se podía llegar a experimentar como actor y pensé ‘no puedo dejarlo, ¿Cómo voy a dejarlo ahora?’

Te picó el gusanillo, que se dice, ¿no?

Claro, claro, es espectacular.

Pero sigues dirigiendo.

Con el tiempo dejé apartada la dirección y la escritura de guiones porque me iban saliendo trabajos como actor y terminé teniendo un cierto volumen de trabajo que además combinaba con los estudios. Así que lo dejé apartado durante unos cinco o seis años. Pero después volvía escribir algunos cortometrajes y videoclips y a dirigirlos. Y en ello estoy. Con más presupuesto, algo más serios, más elaborados… y ahora mismo con un proyecto entre manos, para el que busco financiación.

Antes de ahondar sobre ello, continuemos un poco con tu faceta de actor. Se te ha visto en series de prestigio como Centro Médico recientemente, en Cuéntame, y la gente te pone cara sobre todo por el anuncio de Trivago.

Sí, sobre todo, por eso. Llevo ya cuatro años con ellos y es un anuncio que además está machacándose muchísimo. Sobre todo en época de vacaciones. Y trabajo con una gente fantástica.

Imagino que es una ayuda a la hora de que se te ponga cara en un mundo que es muy complicado.

Sí, la verdad es que en mi profesión que te conozcan es importante, que sepan que existes, que estás por ahí. En mas de un casting me han dicho que pensaron ‘sí, este chico que sale en el anuncio, si fuera actor, sería fantástico’. Y llegas, ven que sí… y a través de eso han surgido otros trabajos.

El anuncio ha tenido varias versiones, una muy reciente… y ha ido evolucionando.

Sí, ahora son un poquito más cortos, con algo de humor, entre todos hemos crecido con esto. Tanto los que han escrito la idea, creativos, yo… cada vez que nos reunimos para rodar cosas nuevas, vemos que hay que dar dos o tres pasos para adelante.

 

Y con eso llegamos a la actualidad. ¿Qué haces en estos momentos?

Ahora mismo, como te decía, buscar subvenciones. Del Estado, de la Generalitat de Catalunya, o de done sea (risas), para sacar adelante una idea que tengo escrita desde hace dos años, trabajando con otra guionista. Una idea fantástica, que me encanta, que es una historia que tiene mucho de mi mismo.

¿Hablamos de un cortometraje o una película?

Empezó siendo un guión  para una película. Como película está escrito. Faltan algunos detalles, pero está escrito. Pero la idea era antes de rodar un largometraje, rodar uno o dos cortometrajes más y me pareció una buena idea reducir el guión de película a corto, que no es sencillo. Para promocionar en un futuro la propia película con un buen cortometraje, como se ha hecho otras veces. Reducirlo ha sido un trabajo arduo  pero lo hemos logrado con éxito y, con eso y un dossier, me estoy pateando algunas productoras de Barcelona. Tampoco quiero que lo coja cualquiera y la cosa no salga… estoy tanteando productoras, no grandes pero tampoco pequeñas.

Imagino que con mucho cuidado, porque esto es como ‘tu criatura’ y no quieres que se desvirtúe.

Exacto, es algo muy personal y me gustaría que saliera tal y como yo lo siento, pero para eso necesito ayuda. Todos los directores necesitan que un productor les ayude. Y en eso estoy.

Dentro de tu faceta de director, ¿con qué actor o actriz te gustaría trabajar?

Me encantaría trabajar con Michael Fassbender, por ejemplo, que tiene ese tipo de interpretación justa y potente, intensa… que me encanta. Mira, ayer mismo vi por tercera vez  (acostumbro a ver las películas varias veces) ‘Una historia de violencia’ y  el modo en que Viggo Mortensen se transforma en esa película… parece buena persona y, de repente, le ponen la cámara de cerca en un gran angular y ves esos ojos y esa boca; se transforma en un gran mafioso… esas cosas me fascinan. O, por ejemplo, hace nada vi Raw, que es dura, muy dura, con un punto violento, pero la actriz es una chica que no debe tener ni veinte años, alucinante también. Con actores así me gustaría trabajar porque me gusta mucho la ambigüedad y la variedad de registros y poder dar con esos pequeños detalles que aporta un buen actor.

Y a la inversa, desde el punto de vista del actor, ¿con qué director te gustaría trabajar?

Me ecanta David Lynch; David Cronenberg… gente con una visión del cine y de la vida peculiar y una forma de trabajar en la que cada película la convierten en una obra de arte. Y me encantaría ponerme delante de estos directores y que me contaran, ‘mira vamos a hacer esto, y tú te vas a poner así y a tu personaje le pasa esto, esto y esto..’

¿Y en qué tipo de películas, te gustaría trabajar, tanto en un lado como en otro?

Como espectador he pasado varias fases: desde el terror de los ochenta, donde me di cuenta de que estaba enamorado del mundo del cine, hasta el cine setentero, intelectual como Tarkovsky, Bergman, Béla Tarr… y luego una fase más tranquila, más de descanso, el cine comercial. Me gustaría trabajar en cualquier tipo de estos proyectos. Quizá terror ya se me ha pasado un poco aunque como director sí que me gustaría hacer terror. Como actor tal vez menos.

Pero el terror tiene ese componente de diversión…

Totalmente. En el Festival de Cine Fantástico de Sitges, es alucinante las reacciones que tiene la gente. Saltan un ojo y se ponen a aplaudir, a reír, a gritar ‘¡mátalo más!’. Es una manera también de entender la vida de forma irónica y muy saludable.

 

También has hecho teatro…

Sí, pero el amor que tengo por el cine, no es el que tengo por el teatro. Está ahí y como actor es una experiencia super buena: se trabaja a otro ritmo, tienes más tiempo… tienes más oportunidades para mejorar tu trabajo y representa una evolución… en el cine no tienes tiempo. En el cine tienes un tiempo limitado para trabajar tu personaje, cuando llega el momento te graban y lo que te han grabado queda para la prosperidad. Y con el teatro hay ensayos semanales… el formato no me acaba de gustar, pero las entrañas sí, porque es el trabajo puro y duro de un actor.

¿Qué le pasa, qué le falta al cine español?

Lo que le falta es política. Una mejor política, interna y relacionada con la política del Gobierno. Más de oportunidades para la gente que empieza. Los medios técnicos lo han abaratado bastante, hoy en día no es tan difícil hacer una película ni tan caro, pero aun así, hay que llegar al público para ganarte la vida. Al público, a las salas de cine, a las plataformas digitales… para que la gente invierta dinero en la cultura que tú les ofreces.

¿Al público todavía le cuesta ir a ver cine español?

Supongo que sí, pero cada vez menos. Por suerte se están haciendo cosas muy chulas, incluso también  a nivel comercial. Ahora puedes estar viendo una película española que podría ser norteamericana. Con una fotografía, por ejemplo, impresionante… la verdad es que no entiendo porqué la gente no va a ver cine español, porque se están haciendo cosas muy buenas.

Te gusta la música, tocas la guitarra y tuviste una banda… ¿es algo que en algún momento te gustaría retomar o has retomado ya?

Mira, yo estaba alternando la interpretación y dirección y la guitarra.  Y era imposible. Si quería hacer algo en serio, tenía que dejar una de esas cosas y le tocó a la música. Estaba tocando en un grupo de rumba rock, y al final se acabó, y  empecé a tocar mis canciones para buscar gente, pero es tanto trabajo que llegó un momento en el que tuve que decidir dejar algo y dejé la guitarra… tienes que viajar, que si el fin de semana te salen bolos, la furgoneta… y lo dejé y no la echaba demasiado de menos pero ahora hace nada, desde que dejé Centro Médico he empezado a tocar un poco, pero pasármelo bien y ya está.

¿Cómo te gustaría verte de aquí a cinco años?

Me encantaría estar en el circuito tan cerrado que es el mundo del cine. Estar en un aposición en la que ir a pedir dinero a un productor para sacar adelante un proyecto mío no sea tan difícil. Y como actor igual.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*