Ambiente cheli con hamburguesas y cervezas

La marca de calidad Corderex y la cerveza artesana Madriz combinan en maridaje

Silvia Resa

Cerveza y hamburguesa, hamburguesa y cerveza, da lo mismo el orden en el maridaje organizado en Madriz Hop Republic, cervecería al estilo berlinés en la que sus ocho grifos sirven otras tantas variedades de la cerveza artesana Madriz, y Corderex, el sello de calidad de la carne de cordero extremeño.

La armonía entre ambos productos ha sido la excusa perfecta para degustar dos recetas de mini hamburguesa a cargo del chef Walter Schirra con sus correspondientes cervezas, cuya cata ha sido comentada por Jaime O’Connor.

Jaime O’Connor.

El mencionado maestro cervecero es uno de los dos propietarios de la citada cervecería. “Como cerveceros nómadas es preciso vender mucho para rentabilizar”, dice O’Connor, en relación a la elaboración de una de sus cervezas, la roja, por encargo a terceros aunque con su receta y que finalmente no ha dado el resultado esperado.

No ocurre lo mismo con las artesanas Arapiles, lager rubia; Chamberí, tostada tipo lager; Luchana, Pale Ale americana o Chueca, IPA (Indian Pale Ale) tan de moda actualmente.

“Somos dos hermanos de esta ciudad”, dice O’Connor, que se ha formado como maestro cervecero en la VLB de Berlín; “de ahí el gato como símbolo de nuestra cerveza, que diferenciamos según diversos barrios madrileños”.

Arapiles y Chamberí han dado nombre a las mini hamburguesas ofrecidas por la marca de calidad Corderex, que se han armonizado con las cervezas del mismo nombre.

La primera hamburguesa se ha elaborado con carne de cordero de Extremadura, queso de cabra y brotes frescos. “El cordero tiene concentrado su sabor en la grasa”, dice el chef Walter Schirra; “que se enrancia, lo cual por cierto no es negativo”.

“En este caso la hamburguesa se salpimenta y se acompaña de ‘dijonesa’, es decir, de mahonesa elaborada con mostaza de Dijon”, dice el chef.

Walter Schirra.

Según O’Connor la cerveza seleccionada para el maridaje, la lager rubia Arapiles “limpia el paladar del sabor de la grasa y del queso de cabra”.

Personalmente percibo un sabor más ligero, de modo que el maridaje suaviza el recio sabor de la carne de cordero; la dijonesa y la propia cerveza, de extracto ligero, permiten que el paladar perciba el frescor de los aromas.

Las Chamberí, hamburguesa y cerveza, han mostrado sus respectivas personalidades a través de la armonía creada por chef y maestro cervecero. Carne Corderex con cebolla caramelizada y brotes frescos para la primera y matices de caramelo para la cerveza tostada dulce.

El juego de aromas despliega el sabor de la carne de cordero, que en este caso se percibe mejor quizá debido al paladar tostado de la bebida. Carne y cerveza artesana destacan sus respectivos gustos, aunque ensamblan a la perfección.

Leave a Reply

Your email address will not be published.


*